CAPÍTULO 1 (reescrito)

126K 6.2K 3.5K

¡Feliz semana personitas preciosas! Aquí os traigo el primer capítulo reescrito de "El Chico Invisible", para que podáis leerlo y ver de qué va la cosa de reescribirlo ♥

La idea es mejorar la novela, no darle un cambio radical. Va a haber más descripciones, personajes, y formas de narrar que he aprendido a lo largo del camino, pero la personalidad base de los protagonistas (y aunque al principio quizás no lo parezca, su historia y participación también), seguirá igual ♥ porque es su esencia.

Haré más hincapié en el inicio porque nos falta saber esa parte en la que Keith y Lauren se hacen amigos (¡y cómo es que él comienza a dormir en su cama!), y como soy una romanticona empedernida, a los sentimientos, las emociones, las escenas románticas y... tos, ejem, tos..., es probable que esta vez sea un poco para +18 (porque yo también tengo ya +18 jajaja)

Dicho esto, ¡espero que os guste!

Andrea.

Andrea

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.


CAPÍTULO 1

El alcohol del chupito me escoció en la garganta al pasar, y ni siquiera la media rodaja de limón pudo calmarlo. Sentí cómo se me arrugaba la cara debido a la acidez y mis ojos se llenaron de diminutas lágrimas. El ruido de la música que animaba la fiesta regresó a medida que el efecto se pasaba, embotando mis oídos.

Era sábado por la noche y estábamos en el piso de Elijah Johnson. Celebraba su fiesta mensual. Cada vez que sus padres se ausentaban le daban permiso para organizarla, y con posibilidad de acceso a alcohol y habitaciones vacías, pocos compañeros se resistían a la invitación. Yo tampoco, pero no era ni por a bebida, ni por las habitaciones, ni por la comida. Más bien tenía que ver con el anfitrión.

—Deja de beber, Lauren. Créeme, será mucho peor.

Danielle me quitó el vaso de las manos, aunque no tenía mucho sentido porque ya me había bebido su contenido. Para ella era fácil decirlo. Su único propósito esta noche era divertirse, bailar un rato y, si me pasaba con la bebida, cuidar de su pobre y nerviosa amiga.

Porque esta noche era la noche. Por fin, después de tanto tiempo tonteando, me iba a declarar a Elijah y le iba a decir que me gustaba. Sé que en un momento tan importante debería estar lo más serena posible, pero la valentía que me regalaban los dos chupitos que me había tomado era necesaria. Sobretodo si me rechazaba.

Me arrastró fuera de la cocina, llena de adolescentes en estado de ebriedad, hasta un salón ocupado en su mayoría por compañeros de clase. Eli siempre nos invitaba a todos, era algo que podía permitirse por el tamaño de su piso. La estancia olía a humo de tabaco mezclado con otra sustancia ilegal.

—Mira, ahí lo tienes.

Seguí la uña pintada de rosa de Danielle a través del gentío y la música, hasta Eli. Estaba charlando animadamente con dos chicos que reconocí de la clase de gimnasia. Riéndose y pasando un buen rato como todos los demás.

El sexy chico invisible que duerme en mi cama  © | REESCRIBIENDO¡Lee esta historia GRATIS!