Capítulo 22: "Palabras engañosas"

22 6 0

Como si hubieran sido absorbidos por la lucha que llevaban a cabo, ambos personajes (Alan y Abel), tomaron la innegable decisión de permanecer un momento en la absoluta nada después de la situación que vivieron junto a sus allegados, quienes eran ya de por sí muy pocos.

Debemos seguir avanzando, sea con o sin ellos mencionó al final Abel. Y aun a pesar de que quería sonar lo más convincente posible, muy en el fondo de su ser, su alma se desquebrajaba en pequeños trozos. Alan, quien estaba a su lado por lo general, con el tiempo había aprendido a interpretarlo, por lo que desde luego sabía que él no era tan fuerte como se describía, pero también tenía en cuenta que se esforzaba mucho más que otros: ¿quizás era por responsabilidad?, ¿obligación?, ¿o simplemente no lo podía evitar? Este chico no comprendía a ciencia cierta el porqué, sin embargo, y aún con la tristeza en el ambiente, apoyaría a su amigo, e igualmente, si al final terminará por dejarlo atrás también, o inclusive tuviera que tomar la decisión de llegar al extremo de comportarse con rabia y malestar sólo para sacarlo de su profunda angustia, así lo haría.

Sé bien que quieres parecer fuerte, Abel, pero no está bien que te sobre esfuerces, sabes. Además, no fue tu culpa le hizo un pequeño gesto para indicarle que sabía cómo es que se sentía, después de todo, había experimentado en primera instancia las diferentes facetas (por no decir caretas) que tenía la traición de quienes te rodeaban.

Estoy bien Alan, no es como si no pudiera con esto un intento de sonrisa surcó por los labios de Abel, quien parecía tratar de brindarle un poco de calma a quien consideraba ahora como su hermano. Y por parte del morocho, quien no comprendía por qué no bajaba la mirada y derrochaba lágrimas, le dejó de insistir por ahora y lo llevó consigo a hablar a su habitación para plantearse un poco lo sucedido. Quizás no era la mejor idea, pero no quería desistir en ayudarlo, por eso, es que el joven lo "secuestraría" para poder llevar a cabo sus planes.

Mientras tanto, Talía, estaba tratando de encontrar a Yamil, quien no deseaba formar ya parte de esa ridícula idea de transformar el mundo. Tuvo que ser paciente, pues pasó alrededor de unos veinte minutos hasta que por fin lo encontró. Él había proclamado como su territorio un gimnasio que estaba instalado en la nave, sí, también contaba con ese tipo de instalaciones, después de todo eran humanos, y necesitaban cuidar su salud, y por lo que se veía a simple vista, Seitán había pensado en todo.

Yamil, necesito hablar contigo ella apoyó suavemente su mano sobre el marco de la entrada, y desde allí esperó por su respuesta.

¿Qué es lo que quieres Talía? dejó un par de pesas que tenía en sus manos caer al suelo. Si vienes a convencerme de que Abel no tiene la culpa de nada, te advierto que no estoy de humor para tener esa conversación la observó de reojo con una expresión un tanto amenazante.

No es eso, quiero saber por qué dices eso de Abel. Sé que hemos pasado todos por muchas cosas, en especial tú, así que quiero escuchar tu versión se acercó a él y se paró a su lado dispuesta a escuchar su historia. Su contrarió volteó el rostro, pues no poseía pruebas con respecto a lo que él decía, pero no podía dejar de creer en su hermana, quien ahora estaba muerta.

No tengo tales pruebas, sólo sé las cosas que hizo Abel mencionó cerrando los ojos. Puede que no me creas, pero yo vi como apareció frente a mí cuando estaba en peligro. Pero él no hizo nada para ayudar a mi hermana y agregó con cierta tristeza. Él hasta ahora se ha comportado como un héroe, pero un héroe no es uno si no salva a todos.

Sueños Bajo el Agua ©¡Lee esta historia GRATIS!