16

534 50 6

Mangel y Rubén corrían por las aceras conteniendo su ansioso deseo de poder tocarse de una forma más avanzada. Llegaron al piso donde Rubén habitaba y no tardaron mucho en abrir la puerta y besarse de nuevo tan apasionadamente como lo hicieron en aquel oscuro callejón, sus manos deslizaban por el cuerpo del otro, sus labios se movían lento y suavemente, sus mentes huían del espacio en los que se acogían, sus cuerpos calurosos y llenos de lujuria, todo era perfecto y como lo deseado pero, era un juego.

Mangel desmontaba el cuerpo de Rubén en el sofá de gran tamaño mientras este caía por encima suya sin separar el beso que los acogía juntos, Rubén alzaba la remera del pelinegro dejando su torso al descubierto, comenzó a rastrear sus manos frías por él lo que provocó que Mangel soltase unos gemidos lastimeros a su medida. Los dos estaban necesitados de uno al otro, Rubén seguía mordisqueando los labios de Mangel mientras este rastreaba sus manos por aquel pálido cuerpo que se encontraba bajo su posición, todo a su mando, controles a sus manos. Rubén cortó aquel beso de tan larga duración y comenzó a desnudarse por delante de Miguel mientras este observaba y mordía su labio inferior ahora rojo por haber estado mordido largo tiempo por su princesita, Rubén poco a poco quitaba su remera rosada y luego su falda corta que dejaba resplandecer aquel lindo trasero que obtenía, poco a poco bajaba su prenda mientras mangel gruñía deseando tenerlo en sus manos, terminó por quitarse la última prenda obscena que tenía y solo se dejó a salvo su braguita blanca de ositos a los alrededores, el pelinegro no soportó más su tortura de no tocarlo y al verlo así con sus mejillas rosadas lo agarró de la muñeca y lo impulsó hacia él para llevarle otro beso, Rubén sentado en el pie izquierdo de Mangel sentía un chispazo de vergüenza ya que esta sería su primera vez de la que dependía de un solo hombre, todo era una posición severamente imaginable y muy tierna, una completa obra de arte.

Mangel azotaba libremente las blanquecinas nalgas de Rubén mientras este soltaba gritos placenteros que rebotaban en las paredes de aquel salón iluminado.

- ¿Te gusta princesa?

- S-si...!AH! 

- ¿Lo puedes repetir?, no te he  oído bien...

- S-s-si...

- Pues esto te servirá para que no vuelvas a dejarme con el calentón a la puerta de tu casa e irte - Mangel tiró suavemente a Rubén a un lado del sofá y concluyó a levantarse y colocarse su remera negra de nuevo - Así aprenderás pequeña princesa, nos vemos pronto...- dijo guiñándole un ojo y saliendo de la casa dejando a Rubén completamente asombrado ante lo presenciado.

- Hijo de puta...- Dijo mientras recogía sus prendas y subía hasta su habitación donde se acurrucó en su cama avergonzado, recogió su móvil y pretendió a contactar con su gran amigo, Alex.

LLAMADA ENTRANTE

- ¿Hola?

- Hola

- ¿Qué pasa?, estaba apunto de echarme una siesta

- Pues no te duermas que te tengo que contar algo muy grave

- ¿Qué pasa ahora?

- Estaba apunto de follarme a Mangel

- ¿¡QUÉ!?

- Lo que oyes, y me ha dejado con el calentón y se ha ido, ¿Que hago?

- JAJAJAJAAJ, QUE COMO QUE TE HA DEJADO CON EL CALENTÓN AJAJAJAJAJJA

- No te rías, enserio, estoy muy caliente y avergonzado

- Ven a mi casa y te lo quito de una

- ¡ALEX!

- Vale, vale, enfríate con agua y prepárate, hoy salimos a por propietarios

- ¿Fiesta? ¿Otra vez?

- ¿Quieres meterte los dedos y quedarte en casa aburrido?

- Ni meterme los dedos puedo, por eso te he llamado

- Ah, es verdad, tu sigues virgen

- NO ME DIGAS

- CÁLLATE, hoy salimos, no puedes seguir así, se te está yendo la adolescencia a la mierda

- Bueno, me voy a preparar, PERO NI BEBER NI NADA, YA HAS VISTO LO QUE PASÓ AL ÚLTIMA VEZ

- Puff, no me lo recuerdes, lo único que me gustó fue el polvo que me hice con ese tío

- PUES POR ESO

- Bueno, ya me voy a preparar, tú haz lo mismo

- Vale, adiós

- Adiós

LLAMADA CANCELADA

Alex y Rubén salen de nuevo a la carga, Rubén se va a preparar duchándose y vistiéndose para ir elegante y atrevido, hoy será el día, hoy podría Rubén acabar con su encerrona virginidad...o no...

❝addict❞¡Lee esta historia GRATIS!