Capítulo 27

1.1K 84 13


-Tienes visita –avisó Izzy a su amiga.

Sky bajó las escaleras que llevaban hasta la entrada principal y se encontró con la mujer a quien con tantas ansias había esperado. La había llamado hacía un par de días y ella había accedido a quedar en el instituto.

-Elfrie, ya tenía ganas de verte.

La bruja anduvo hasta su delante y le acarició la cara con sus manos tapadas por unos guantes de color amarillo. Le dedicó una gran sonrisa y empezó a hablar:

-Antes de hablar contigo, porque me tienes que explicar muchas cosas, quiero hablar con el rubito.

Sky sonrió y fue, junto con Elfrie, hasta la sala de control donde estaba Jace hablando con Alec.

-Rubito, ven.

Jace sonrió y se acercó a las dos recién llegadas mientras Alec examinaba la situación.

-Te dije que uno de los míos estaba entre vosotros. Creo que me debes una disculpa.

Alec y Sky compartieron una mirada de complicidad y se pusieron a reír. Jace, por otro lado, cogió la mano derecha de la bruja de cabellos grises y la besó con delicadeza.

-Siento mucho mi atrevimiento, Elfrie. Tú siempre tienes razón.

La bruja se dio por satisfecha y enganchó su brazo con el de Sky para dirigirse hasta la biblioteca del instituto.

Una vez allí, la bruja se sentó en una de las butacas que había y miró a Sky con una sonrisa pícara.

-Así que tú y el moreno...

-¿¡Que!? No, no... sólo somos amigos.

-Mm... Pues se lo nota protector.

-¿Cómo? –preguntó Sky, sin entender nada.

-Sé que el famoso Dorian Galway está aquí vivo. Sé muchas cosas de ti, Sky.

La chica suspiró y se estiró en la butaca del lado. Este tema de Dorian siempre la había llevado de bólido, pero desde que la semana anterior había llegado al instituto, las cosas se habían vuelto todavía más tensas.

-Sabes demasiadas cosas, Elfrie.

La bruja rió y clavó sus ojos en los de la cazadora sentada ante sede. Vio todo lo que ella estaba pensando en aquel momento, pero Sky cerró los ojos.

-No me vuelvas a leer la mente. Si me lo pides te lo enseño –le dijo ella, ofreciéndole la mano.

Elfrie se sacó uno de los guantes y dejó a la vista su mano vieja y rugosa con unas uñas largas y sucias. Sí, era su marca de bruja.

Sky suspiró y le enseñó imágenes de todo el que le estaba pasando: sus padres, Alice, el juicio, sus poderes despiertos, la llegada de Dorian, los momentos con los shadowhunters y su pequeña historia con Alec. Dejó algunos recuerdos en privado. Sólo ella tenía que saber como se sentía al besar los labios de Alec.

Los ojos azules hielo de Elfrie se abrieron cuando Sky le soltó la mano, pero la bruja la volvió a coger para darle fuerza.

-Arreglaremos todos los desperfectos, te lo prometo.

Lágrimas querían salir de los ojos de la bruja, pero lo evitó mirando la seguridad de la joven que tenía a su delante. La ayudaría en lo que fuera. En sus centenares de años viviendo, pocas cosas la habían conmovido tanto como aquellas imágenes.

-Bien, antes de empezar quiero saber qué parte tienes desarrollada –consiguió decir Elfrie, cambiando de tema.

-La parte protectora.

Elfrie sonrió y empezó a entender muchas cosas. Ella había conocido a muchas brujas y brujos como ella, pero nunca ninguno de ellos había querido dormir su parte mágica. Sky era diferente a la gente que ella había conocido antes.

Se que llevo días sin publicar, pero intento no dejarlo nunca. Esta última vez se me fue de la cabeza... que mala autora xD

Espero que lo disfrutéis!!

El submundo contigo (Alec Lightwood)¡Lee esta historia GRATIS!