01.

27 3 3

Querido y odiado corazón...

Ante todo, me presento, soy la portadora de dicha desgracia cuyo nombre se le dió por corazón.

Todas las personas tienen uno, algunos mejores que otros, mamá me contaba qué, los corazones tienen colores, sí muchos, ¡Muchisimos! Y qué, estos mismos siempre le pertenecieron a las personas correctas.

A lo que quiero llegar es, que cada corazón tiene un color y ese color es un sentimiento. Entonces los colores necesitan un corazón y el corazón de una persona, así funciona.

Nosotros somos los portadores y el físico ejemplo de cada color.

Papá me dijo que mi corazón es pequeño y frágil, de cristal y transparente. Llega a ser tan delicado que me lastima, se rompe tan seguido que juraría que en cualquier momento sangraria.

A veces pienso que una bruja me hechizo cuando apenas logre ser una masa existencial en el lugar que llamamos mundo. "Oh dulce criatura, de fino porte y faz, hoy tu destino cambiará gracias a tu corazón de cristal." Sí creo que es algo razonable...

En fin, sólo quiero decirte, quiero pedirte, quiero rogarte... que, dentro de la medida de lo posible, desaparezcas de mí, de mi pecho, donde debió estar vacío desde un principio. Gracias.

Atte; La Chica De Cristal.

[Carta Al Corazón]¡Lee esta historia GRATIS!