Epílogo.

1.7K 109 13

Dedicado a: @taniahoranlopez @Abss_Holland @MagicWilly @JanethZavala2003 @americapaynehoran 💜💜💜💜💜💜

Narra Niall.

Las risas de _____ hacían eco en la profundidad del bosque. La suave brisa primaveral pegaba contra mi cuerpo desnudo mientras corría entre los árboles intentando no caer al suelo por una maleza.

Hoy era diez de Mayo, con _____ cumplimos siete meses de novios y ella había pedido como regalo hacerlo en el bosque tras mi consulta. ¿Extraño, no? Pero después de ella se había entregado a mí completamente no hacía nada más que saciar cada una de sus fantasías.

_____ se había convertido en una adicta sexual.

Una vez más su rosa llegó a mis oídos devolviéndome al mundo real. El aire estaba enfriando al igual que mi calor interno.

-Vamos, Niall, encuéntrame -moví mi cabeza reconociendo el lugar donde ella se escondía tras una inmensa roca a un lado del pequeño riachuelo.

-¡Allá voy! -grité, saltando las hojas que el otoño había dejado tratando de pasar desapercibido tras su odio para que no se diera cuenta de que ya la había encontrado. Porque ella era una mala persona jugando a las escondidas.

Las hebras de su cabello color marrón caían delicadamente por la roca y un pedazo de piel desnuda se mostraba por un lado.

Ma rama se rompió bajo mi pie y sentí como la respiración de _____ se detenía. Mierda.

-Atrápame-susurra, levantándose y corriendo entre el pequeño riachuelo dejando su respingado y redondo culo a mi vista.

-Esta helada -me quejo, faltando entre las pequeñas rocas en el fondo del río.

-Eres una niña -murmuro com vacilante diversión, girándose frente a mi.

-Sí, lo soy -lo acepto, haciendo una mueca al sentir el agua congelada salpicar mi cuerpo-. Vamos salgamos de aquí me estoy enfriando -digo, refiriéndome a mi erección. Ella ríe tapándose la boca.

-Puedo calentar eso.

-Pues ven -masculló abriendo mis brazos en una deliciosa bienvenida.

La veo caminar con dificultad hacia mí meneando su cuerpo, incitándome. Prontamente el frío de mi cuerpo se desvanece dejando un gran calor intenso. Esta chica no sabía lo que provocaba en mí.

-No más escapatorias -susurró besando su cuello, pegando su cuerpo al mío. Una carcajada de su boca provoca escalofríos en mi cuerpo.

-Fue divertido. Además era eso o hacer el espectáculo frente a tu secretaria.

-¿Camille estaba viéndonos? -preguntó frunciendo notoriamente el ceño.

-Sí, ella está realmente loca por ti. Podía sentir sus ojos matándome.

-Bueno, yo solo estoy loco por ti, completamente loco -me inclino para besarla con una sonrisa.

Mis manos se deslizan por su cuerpo ahuecando su trasero. Le levanto mientras sus piernas se envuelven alrededor de mi cintura como una enredadera. Con un suave y lento movimiento, entro en ella, deleitándome con su humedad, siempre tan buena como la primera vez.

-Te quiero -murmura jadeante. Sus mejillas sonrojadas la hacen ver como la lineé más hermosa del universo. Sonrió, besando su rostro con pequeños y húmedos besos.

-Yo también te quiero, te quiero muchísimo -jadeo, deslizándome dentro de ella una y otra vez sin cesar.

~

Virgen a los 25 (nh)¡Lee esta historia GRATIS!