NUEVE

3.1K 257 43

Ambos chicos se quedan mirando fijamente, paralizados y con los ojos muy abiertos. No saben qué decir, solo se examinan mutuamente. Tanto la chica como el muchacho están perplejos, atónitos, casi espantados. No pueden creer lo que tienen el uno frente al otro.

| Nate |

Debo admitirlo, es una chica bonita. Cabello rubio, no muy largo, y liso. Ojos increíblemente abiertos, seguramente iguales a los míos ahora. Piel pálida con algunas pecas cerca de su nariz y labios pequeños, el inferior siendo mordido con demasiada fuerza, rozando la desesperación. Me mira como esperando a que diga algo. Sus grandes ojos escrutan mi rostro deteniéndose en un punto fijo y frunciendo el ceño de vez en cuando. También está tomando una fotografía mental, como la que ahora tengo de ella. ¿Será esta la chica de los mensajes?

¿Tendré frente a mí... a Jazmine?

| Jazmine |

Él es... Muy diferente a como me lo imaginaba. Sus ojos son azules, y poco falta para quedarme ciega por su luminosidad. Mechones de color castaño oscuro caen sobre su frente y casi se interponen en nuestro choque de miradas. Su tez es morena y tiene un lunar sobre su ceja izquierda, en la frente. Me quedo mirando esa marca, no estoy muy segura del porqué, solo lo hago. Luego de unos segundos, mis ojos vuelven a colisionar con los suyos y me pierdo. Me pierdo en esa mirada que transmite tanta confusión como la que siento en este momento. Pero ahora no me importa averiguar si esto está ocurriendo realmente y por qué, porque estoy mirándolo a los ojos y él me mira de vuelta.

Estamos juntos. Nate y yo.

Juntos.

Los Mensajes de Ninguna Parte¡Lee esta historia GRATIS!