10

360 44 20
                                                  

Mía.

Desperté con un terrible dolor en la cabeza, ni siquiera podía abrir los ojos, mis oídos zumbaban pero a pesar de ello podía escuchar la lluvia que caía fuertemente aquel día negro, oscuro.

Pude abrir los ojos de poco en poco y me di cuenta que traía unos shorts y una camisa de Taehyung puesta, estaba en otro cuarto así que giré a todos lados y vi a Jiminie en una pequeña camita así que corrí y le tomé en brazos.

—Mi bebé, Dios mio, ¿estas bien? —Lloré y el ni siquiera se inmutó, estaba sumido completamente en su sueño.

—Donnie te ha traído aquí —dijo aquel ser extraño desde el otro lado del cuarto —Dueño Taehyung esta enfurecido, dijo que va a partirte la cara pero tu eres la muñequita de Donnie.

Le sonreí con pena, quizás había juzgado mal al pobre así que solo entre dientes le dije un "Gracias".

—¡¡DONNIE, ABRE LA JODIDA PUERTA!!

Donnie corrió hacía mi, hizo que dejara a Jiminie en la camina, tomó mi brazo, jaló su colchón y detrás había un gran hoyo, hizo que me metiera ahí.

—Ya va Donnie, dueño Taehyung.

Escuché como giró la perilla de la puerta y Taehyung entró echando furia, tapé mi boca para que no escuchara mis sollozos.

—¿Dónde demonios esta mi mujer? ¡HABLA DE UNA MALDITA VEZ! —Le soltó una bofetada a Donnie y mi corazón se hizo pequeño.

Entonces Taehyung dijo algo:

—O eres tu Mía o es tu hijo pero tengo que sacar estas malditas ganas que tengo de golpear a alguien.

No, no iba a ser mi hijo.
Me giré como pude y con todas mis fuerzas hice a un lado el colchón con mis piernas.

—A mi hijo no lo tocas. —Le dije poniéndome de pie.

—Muñequita. —Dijo Donnie con lágrimas en los ojos y se arrastró hasta quedar con Jiminie.

Taehyung me tomó del cabello y me llevó con fuerza hasta un cuarto nuevo, estaba oscuro pero cuando encendió la luz todo fue diferente; habían armas de todo tipo, máscaras de conejo...

—Ahora dime Mía ¿Dónde esta tu Dios? —Soltó una carcajada fuertísima, me heló la sangre. —Te voy a contar una historia, mi amor.

Le seguía con la mirada mientras el iba acariciando cada una de las armas.

—Dos niños vivían en un bosque, en la nada con sus padres, uno de ellos el más grande era muy feo; gordo, sucio, sin sentimientos.
Esos padres eran demasiado pobres así que un buen día el padre se hartó y con una escopeta se voló la cabeza frente a sus pequeños, el niño grande tomó la escopeta y cuando la madre entró, ella creyó que el lo había asesinado así que la mujer le propinó una golpiza que nunca jamás se le olvidará y lo que viene a continuación tampoco.
La madre, al no encontrar salida alguna se unió a la iglesia, una corrupta y pecadora pues ella solo iba ahí para buscar hombres quienes le pagaban para acostarse con sus hijos...
El hermano mayor siempre lo hizo por su hermano, no quería que el también estuviera manchado por el mal pero un día todo cambió, aquel niño maldito estando con un hombre se le subió encima, sacó un cuchillo que había tomado de la cocina y se lo enterró en la entrepierna, luego en la garganta y por toda la cara, el más pequeño presenció aquello y le dijo a su hermano que quería aprender a hacer eso entonces entrenó a su hermanito, le enseñó a matar y a torturar, a usar armas...
Ese mismo niño pequeño mató a su madre y al hermano de nuestro padre porque se estaba acostando con ella.
Para que nadie sospechara nada, el hermano mayor huyó y se fue a la ciudad, como no tenía dinero tuvo que vender su cuerpo ya corrompido y mintió para unirse a una familia y él nunca más supo de su hermano sino hasta que en las noticias anunciaron a un asesino serial en las calles de Seul, ahí se volvieron a unir y juntos fijaron una venganza a todas las personas que los habían lastimado en sus vidas.

—¿S-son t-tu y Ju-Jungkook? —Limpié mis lágrimas, no lo podía creer.

—Así es. —Me sonrió mientras afilaba un cuchillo.

—¿Por, por qué yo? —Dejó de afilarlo y alzó su mirada hasta tenerla conectada con la mía.

—Me hiciste daño, Kim Mía ¿no te acuerdas? —Preguntó con furia —¿¡No recuerdas todas las veces que me humillaste frente a todos!? —Negué con la cabeza— Te lo recordaré:
Cuando huí de mi casa me fui a Seul, quería estudiar después de todo. Entré a la secundaria y te vi sentada en la cafetería del colegio, siempre fuiste hermosa, siempre te quise y anhele pero tu corazón fue siempre una basura, me humillabas junto a todos tus amigos pero sobre todo con Jimin que era el más guapo de la escuela, ustedes decían que yo no debí haber nacido, que daba asco, que me suicidara, que seguro mis padres estaban avergonzados de mi... Harto de la situación desaparecí y volví a irme de la ciudad, busqué trabajo, conseguí dinero y me operé, entré al gimnasio y cuando volví a ver a mi hermano le conté y juró vengarse de ti así que te buscamos y por eso me uní a la facultad de derecho junto contigo, Jimin y el resto.
Fuiste tan tonta que no te diste cuenta de nada —Soltó otra carcajada sonora— ¿Cómo es eso posible? Jamás te diste cuenta de los padres falsos, de mi actuación.
Todo ha estado siempre planeado; que Jungkook te conociera, torturara, matara a Jimin o que incluso te embarazara; que yo fuera tu esposo, que me vienera a Japón y que ahora tú estés aquí.

—Jungkook... ¿el nunca estuvo enfermo? ¿internado?

—Claro que si, la esquizofrenia siempre la ha tenido y también estuvo internado pero huyó del hospital cuando mató a su doctor enterrándole una pluma en la yugular. —Suspiró— Bien, ahora que lo sabes todo no te puedo dejar vivir más.

Se acercó a mi y puso el cuchillo en mi garganta, trague duro y le dije:

—¿Qué quieres para que no me mates? Taehyung, perdóname si alguna vez te lastimé, en mi nombre
y en el de Jimin que ya no esta, te pido perdón. —Lloré como si mi vida dependiera de eso.

—Anda, llora, me encanta que pidan por sus vidas, ¡me encanta!

—¡Taehyung, por favor basta!

—Yo no soy Jungkook así que yo no tengo piedad, Mía.

Tomó mi mentón con una mano, temblando cerré los ojos y dejé que las lágrimas fluyeran.

—Iré por tu hijo, quiero que vea morir a su madre tal cual nosotros lo hicimos con nuestro padre porque yo no te voy a matar, lo harás tu misma.

ᴇɴ ʟᴏ ᴘʀᴏғᴜɴᴅᴏ ᴅᴇʟ ʙᴏꜱϙᴜᴇWhere stories live. Discover now