-si lo hiciste tu, seguramente me encantara, a ver muéstrame-ella se dio media vuelta agarro su mochila y saco una caja redonda y pequeña y luego me la entrego.

-pero que tenemos aquí, a ver-en verdad me intrigaba mucho saber que era lo que ellas había hecho. Observe la caja y note que en la tapa tenía el dibujo de unas alas, luego la destape y me encontré con un puñado de galletitas también con forma de alas.

-¿tus las hiciste?

-sip, con la ayuda de mi mama.

-se ven ricas-tome una y me la lleve a la boca para probarlas-y saben aun mejor, gracias muñeca me las comeré todas-me acerque a ella y bese su mejilla logrando que se ruborizada igual que su madre.

-¿Qué es lo que te comerás?-maldición Matt me había escuchado ahora tendré que compartirlas.

-anda ya muéstrame lo que tienes ahí y convida un poco-cada vez se acercaba mas a mi caja y el poco espacio que tenia no me dejaba esquivarlo.

-no, esas son solo de Brandon, mi mama preparo galletitas para el resto- la pequeña defendía su regalo, y el saber que Payton las había hecho especialmente para mí me hacía sentir que todavía no estaba todo perdido.

Volví a besar a Zoe en la mejilla y le encargue que cuidara mis galletas mientras hacia los que Payton me había pedido.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Luego de dos horas de viaje por fin habíamos llegado al maldito lugar, el calor era insoportable y no veía la hora de meterme en un lago. En el camino Payton solo me hablo con temas referentes a la excursión, se mostro amable pero lejos estaba de ser la chica con la que podía hablar de todo. Una muralla grande como casa estaba instalada entre nosotros y tenía que averiguar la manera de treparla.

El micro estaciono y ambos nos pusimos de pie, la Srta. Prescott nos había encargado bajar primero y organizar a los niños mientras ella notificaba nuestra llegada. Pero al momento de salir por la puerta nuestros cuerpos chocaron provocando que se tambalee, la ayude a incorporarse y omití hacer alguno de mis comentarios.

-gracias-fue todo lo que dijo y luego descendió como un rayo, decidí quedarme un momento más arriba y esperar a que los niños bajen, ese breve rose había provocado estragos en mi cuerpo, no aptos para niños.

El ultimo niño bajo y ahora era mi turno, revise que no haya quedado nada en los asientos y luego baje. Matt me estaba esperando con unos costales alrededor de sus pies.

-no se tu pero yo no tengo la mas pálida idea de cómo armar una carpa.

-improvisaremos supongo, que tan difícil puede ser. Anda pásame un par y sigamos al resto.

Ambos tomamos los costales y comenzamos a seguir a los niños que iban guiados por Payton, la Srta. Prescott y creo que un guarda parques que no dejaba de mirar las piernas de Payton.

-oye, ¿pasa algo entre ustedes?, note a Payton algo distante contigo.

-si, no… no sé, está molesta conmigo, quiero aprovechar este viaje para arreglar las cosas pero no me lo pone fácil.

-suerte con eso, aprovecha ahora, se le ve bastante incómoda con el acercamiento de ese tipo. Parece que quisiera lamerle las piernas.

Deje las carpas a un lado y me acerque a Payton, quien se estaba conteniendo para no mandar al  carajo a ese tipo.

-no es necesario se armar perfectamente una carpa, agradezco tu ayuda-tenia al tipo prácticamente arriba suyo y ella hablaba apretando los diente, es que acaso no entiende que no quiere nada con él.

golpeando fuerte¡Lee esta historia GRATIS!