cero;

2.1K 154 91

La chica frunció el ceño al leer un usuario que no conocía en el chat que solía frecuentar. Era uno de músicos, un grupo cerrado a cal y canto para que nadie más pudiera cambiar la situación del grupo, mas esa persona había entrado como si nada.

Ella pensó que ese tal "Chargezuma" sería un hacker, pero no comprendía qué motivos le llevarían a un hacker a entrar a un grupo de matados de hambre sin nada importante en sus vidas.

—¿Qué pasa? —Bramó su compañero de piso al ver su cara de desconcierto mientras no apartaba la mirada de la pantalla luminosa.

—¿No conocerás a un tal "Chargezuma"?

—¿Eh?

El rubio se acercó a ella, arrebatándole el móvil antes de sentarse a su lado. Jirou reaccionó al instante, intentando luchar por su preciado objeto, pero la fuerza de Bakugou se lo impedía.

—Voy a echarlo y acabamos con el jodido problema de una vez.

—¿Echarlo? ¿Y si es amigo de los demás? No quiero quedar como un monstruo.

—Ni si quiera conoces a esa gente en persona.

—Pero igualmente me importan sus opiniones acerca de mí.

Él la miró de reojo, levantando una ceja. Ella aprovechó es pequeño relajo para intentar quitarle el móvil sin mucho éxito. Acabó agarrando su muñeca y abalanzándose sobre él sin ningún cuidado para intentar quitárselo.

La pelea entre ambos, mezclada con las quejas de ella y los insultos del contrario, acabó en el suelo, con Jirou encima de la cara de Bakugou sin soltar ni un momento su muñeca.

Sonrió victoriosa al conseguir su teléfono, caso soltando un grito de alegría mientras él gruñía y gruñía.

—¿Quieres quitarte de una vez de encima? —dijo casi gritando, controlándose para no empujar a su compañera de piso.

La felicidad de Jirou se esfumó tan rápido como vino al ver que, por culpa de su riña, habían acabado abriendo el chat privado al tal "Chargezuma", enviándole un mensaje tan bonito como era "vdhehskuv".

—Le hemos enviado un mensaje sin querer. —Se levantó, dejando el móvil en el suelo mientras soltaba un resoplo—. Ahora se va a pensar cualquier cosa que no es.

—Es un jodido malentendido.

—Porque me estaba peleando con mi compañero de piso, sí. —Puso los brazos en forma de jarra, dando vueltas por el salón—. No suena a excusa barata, para nada.

—Lo que sea, dile la verdad y ya está. —Gruñó él, levantándose del sofá—. He quedado con Cam-

—No, no. —Agarró al chico del brazo, intentando hacerle parar con todas sus fuerzas sin éxito ya que él podía arrastrarle sin problemas por su poco peso y la absurda fuerza que el chico tenía—. Ahora me ayudas.

—¿Eh? ¿Por qué debería hacerlo? —Bramó parando en el sitio, haciendo que Jirou chocara con su espalda.

—Porque serías una buena persona. —Este se giró, levantando una ceja—. Y porque es tu culpa.

—Que te ayude Kirishima, Camie me espera. —dijo dirigiéndose al recibidor.

Jirou dudó varias veces, agarrando su móvil con las dos manos, y quedándose quieta, mas, cuando vio que él se colocaba la chaqueta y los zapatos, avanzó a grandes zancadas para alcanzarle.

—Bakugou, por favor. Kirishima ha salido con Mina y ha sido en parte culpa tuya.

—Arréglatelas. —Ladró tomando las llaves.

—¿Cómo que me las arr-

—Deja ese chat de mierda y sal a la calle, maldita extra. —Sentenció antes de cerrar la puerta en los morros de la chica.

—¿Extra? —murmuró ella, soltando un suspiro y sentándose en el pequeño escalón que separaba la entrada de la casa.

Decidió echarse hacia atrás hasta quedarse completamente tumbada en el suelo, mirando el blanco techo y percatándose que hacía falta quitar las telarañas que se habían formado en alguna de las esquinas.

La chica soltó una risa nerviosa al darse cuenta de que estaba pensando en esa estupidez en vez del mensaje tan estúpido que había llegado al tal "Chargezuma". Por primera vez maldijo el no poder eliminar mensajes ya enviados al chat para evitar estos fallos.

Decidió afrontar su destino sin levantarse aún del suelo ya que no lo necesitaba. Desbloqueó el móvil y se metió en el chat del desconocido sin pensarlo dos veces, preparada para darle la explicación a tal mensaje y zanjarlo de una vez con la solución que Bakugou le había dado desde un primer momento: decir la verdad. Mas, al entrar y ver que aquel mensaje no solo se encontraba en leído sino que había sido contestado, comenzó a notar cómo los nervios y la vergüenza se apoderaban de ella, generando así un temblor en sus manos hasta el punto de que el móvil se resbalara de ahí y Jirou tuviera que hacer malabares para evitar que tocase el suelo.

Su respuesta fue más elaborada de lo que ella pensaba que iba a ser, demostrando el intelecto superior de la persona escondida tras ese nickname.

» ¿vdhehskuv? ¿Es así como os comunicáis en este chat?

» Sero no me comentó nada acerca de un idioma paralelo usado en chats de este tipo.

» ¿Es alguna palabra encriptada? Porque entonces agsyxydn.

» Solo espero no haberte insultado.

La chica se llevó una mano a la cabeza, tratando de entender que basura tendría ese chico en la cabeza para soltar tal estupidez. Pero no pudo evitar sonreír con esa tontería, le causó hasta cierta gracia que unió al instante con que, en realidad, le daba pena el espectáculo que acababa de montar, uno peor que el suyo.

Por lo menos algo había sacado en clave de esa situación: lo primero era que Sero es amigo suyo y por eso fue añadido al chat; y lo segundo es que era un completo retrasado. Ahora tenía dos opciones que eran seguir hablándole o ignorarle, sin embargo, él parecía adelantarse a sus pensamientos.

» Oye, Earphone Jack, ¿me explicas cómo funciona el chat? Sero me dijo de descargarme esto y no sé cómo funciona.

» Sólo me ha dicho cómo unirme a un grupo y mirar los perfiles de otras personas.

» Por cierto, me gustan todas las fotos de instrumentos que tienes subidas. ¿Tocas algunos de ellos?

» ¿Y cómo se suben fotos? Creo que tengo la que viene por defecto.

Al verse atacada por tantas preguntas, decidió bloquear el móvil e ignorar a dicha persona por unas horas. Aún no comprendía cómo quién sea la persona que estuviera tras ese nick se las había ingeniado para acabar cambiando de tema tan rápido y cogiendo confianza a una velocidad increíble.

Mas la curiosidad por saber de quién se trataba iba in crescendo y a tales velocidades que no tardó más de cinco minutos en contestarle, solo para calmar sus nervios.

•°•°•°•°•°•°•

Asaba Nami.

Beteado porwhispers0fthesoul

propuesta: 27/05
inicio: 30/06
final: ?

Guess who is back in the house.

Conectados; KamijirouDonde viven las historias. Descúbrelo ahora