Capítulo 21

933 103 9

"Edmund fue quien te manipuló para que hicieras eso, ese vil traidor nos engañó a ambos y estropeó nuestra amistad. Él es el chico que te mencioné, él es quien me traicionó, o mejor dicho, nos traicionó a ambos" me dijo con total seguridad, y yo estúpidamente le creí.

"No seas tonta Hermosa, por supuesto que no será nada fácil y es por eso principalmente que primero quiero que entrenes bien, lo suficiente como para estar seguros de que nada ni nadie pueda ser rival para ti; de por sí eres casi indomable, pero yo quiero que seas imparable".

Solamente quería utilizarme, y logró nace el bastante bien durante mucho tiempo...

Él comenzó a destruirme desde el primer día que nos conocimos. Puso a Mark contra mí, y yo cometí el grave error de no haberlo salvado en lugar de defenderme a mí misma.

Perdí amigos, y maté a otros a causa de él. Pero no toda es su culpa, ya que yo fui la estúpida que se dejó manipular. ¿Cómo no llorar por eso? Duele, arde y quema terriblemente. Las lágrimas no compensan las vidas que tomé y tampoco las devolverá, pero no sé qué más hacer. Edmund dice que yo no soy la culpable en realidad solamente porque él no tolera verme llorar, pero es la verdad. ¿Acaso Zack me amenazó de muerte para asesinar? ¿En algún momento él me obligó de alguna forma a actuar de cierta manera. Puede que me haya manipulado muchas veces, pero yo me dejé llevar con facilidad. ¿Qué tonta no investiga por sí misma antes de sacar conclusiones? ¿Qué estúpida podría llegar a pensar que un maldito bastardo sin sentimientos como él podría llegar a considerarse una "buena persona"? Yo. Y me detesto a mí misma por ello.

En las noches puedo oírlo reír en mi cabeza, burlándose de mí. Tengo pesadillas que en realidad son verdaderos recuerdos que me lastiman, y a duras penas logro soportarlo. Le he arrebatado el sueño a Hudson, ya que él ha tomado la determinación de escapar de su habitación para hacerme compañía. No quisiera dormir, pero mi batalla mental es tan dura y constante durante el día que a la hora de tener que parar por un instante, me vengo totalmente abajo con facilidad.

¡Es involuntario! Si yo supiera cómo crear algún tipo de anestesia para dormirme como en la muerte, lo haría. Ahora mismo no me considero capaz de hacer nada bien, y es por eso que ni siquiera voy a pensar en intentarlo. Es inútil...

- Tú posees un admirable e inocente corazón dispuesto. Siempre tuviste ese deseo de mejorar y ayudar a las demás personas a poder tener una vida mejor, un a vida diferente a la que están obligados a tolerar día a día; por ende, tus actos fueron nobles. No puedes seguir culpándote por ello, Coraline. - Edmund besó mí cabeza mientras me aferraba a su cuerpo con fuerza, otorgándome su cálido y precioso apoyo incondicional.

Mis ojos y mejillas se encontraban húmedos aún, porque unas pocas lágrimas más insistían en salir. Yo mantenía la mirada perdida en un extremo de la habitación, con mi cabeza apoyada sobre su pecho y los dedos de mis manos entrelazados con lo de él. Mis sentimientos y pensamientos se negaban a colaborar oyendo sus palabras como deberían.

"Una persona de corazón inocente no mata a una persona a sabiendas de sus propios actos, y mucho menos a más de 20" respondí para mis adentros tontamente, como si él no pudiera oír mis palabras.

- Me estás derrumbado, Coraline. -gimió dolido con su nariz hundida en mi cuello, y el pesar de su voz me devastó.

Cerré mis ojos con fuerza, intentando recuperar la compostura y dejar de tener estos malos pensamientos que me consumen, pero es demasiado difícil.

He descubierto que mí carga más pesada jamás ha sido física, sino mental y emocional. Si yo pudiese tener un punto de vista positivo ante todo, podría lograr muchas más cosas de las que he hacho hasta el momento; más y mejores. Pero es demasiado difícil.

Offenbarung 3Donde viven las historias. Descúbrelo ahora