Capítulo Dos - Quinta Parte

5.2K 46 4

No negaré que los días siguientes nos seguimos viendo esporádicamente, era como si aquel chico fuera capaz de anular mi cordura, era un imán. Era ya de noche y estaba otra vez sentada en el taburete de la discoteca dando vueltas a mi bebida con la pajita cuando le vi bajar del privado. Parecía que últimamente desde que nuestras vidas se habían cruzado no parábamos de encontrarnos casualmente.

__Así no vas a conseguir nada, se ve a la legua que no estás aquí para pasártelo bien sino de servicio – dijo a mi oído, sus labios rozaron el lóbulo de mi oreja y toda mi piel reaccionó – Vamos – me cogió de la mano y una vez de pie me paso una mano por la cintura y me llevo a la pista.

Yo le miré con una leve sonrisilla, tenía razón… su cuerpo se pego al mío y empezó a moverse al ritmo de la música así que le di la espalda y empecé a bailar con él. Su olor me embriagaba y el movimiento de su cuerpo era algo escandaloso, me pego a su pecho y sentí su cuerpo fuerte y duro empujando contra el mío, un leve gemido de deseo escapo de mi garganta y me deje llevar por el ritmo hipnotizarte y sensual de la música, éramos dos volcanes en erupción.

__¡Niki ¿pero qué estás haciendo?, Niki! – oí la voz de Jack a través del receptor - ¡¿te has vuelto loca?! Vuelve a tú puesto Niki, ¡apártate del sospechoso! ¡Niki por todos los infiernos!

Le ignoré, eché una ojeada por el lugar y al cabo de un buen rato regresé a la barra a por otra copa con una sonrisa en la cara.

__Te he visto en la pista, te mueves muy bien – me entró un chico, era moreno, alto, de ojos negros y con una planta impresionante.

Qué narices, estaba como un queso.

__¿Puedo invitarte a una copa?

Le sonreí de nuevo mirándolo descaradamente y asentí, el tipo empezó a hablarme y sus manos iban situándose por mi cuerpo siempre con educación hasta que ni se como apareció de nuevo Adder y lo espantó, casi se las tienen y uno de los seguratas vino para evitar la pelea.

Yo salí echando chispas de la discoteca seguida de Adder y mi grupo.

__¡¿Pero te has vuelto loco?! ¡¿sabes lo que has hecho ahí dentro?! – arrojé el auricular al suelo.

__¡Sí! ¡Salvarte el pellejo de ese miserable!

__Chicos calmaos – se metió uno de los míos.

Pero nosotros dos seguimos discutiendo ajenos de los demás.

__¡No! Has puesto en peligro mi tapadera ¡estoy de servicio Adder! ¡Joder se cuidarme solita! ¡Lo has echado todo a perder!

__Si claro ¿y que ibas a hacer cuando ya te hubieras tomado la copa con la quetamina y algo más? ¡eso no lo viste ¿verdad?!

__¿Qué? No puede ser… que más te dará – parpadeé incrédula - ¿chicos? – los miré. 

__No vi nada, volveré dentro, la copa aún estará – se metió de regresó dentro y volvió al poco con la copa abriendo el maletero del coche donde estaba el maletín de pruebas y sacó las huellas.

Yo esperé hasta que asintió y me llevé la mano a la cabeza dando una vuelta sobre mi misma incrédula. Jack estaba que sacaba fuego por la boca.

__Te dije que te alejaras y te centraras.

__Vale, ni una palabra de todo esto, vamos a por ese capullo y a ver que sacamos en claro, no creo que sea quién buscamos pero almenos la noche no habrá sido en balde – miré a los chicos uno a uno hasta llegar a Jack que seguía con los brazo cruzados - ¿Jack?

__No me gusta Niki, estás perdiendo el norte ¿en qué pensabas? – fulminó con la mirada a Adder – Te está utilizando, es un manipulador ¡¿quién te dice que no lo haya organizado él mismo?!

Noche de Calor - Capítulo 1¡Lee esta historia GRATIS!