Capítulo 23: Las enseñanzas de Zou

254 23 2

N/A: Hola!, pido disculpas por el retraso por subir esta historia, estuve trabajando mucho con mis otras historias, terminando "descubriendo nuestro futuro", pero, lo bueno es que ya la termine y ahora me puedo dedicar de lleno a esta.

Les comento, que si bien en este capitulo no hay lemon, se hablan de cosas sexuales muy explicitas... Debo reconocer que tuve que volcar todo mis conocimientos que he estudiado, para que sonara mas profesional, pero lo he adaptado para la historia sin que suele muy sexologia-.... Nada, pido discreción.

Gracias por los mensajes y por leer, de ahora en mas, me podre dedicar mas a esta extraña historia...

Luxia.

[.........]

-Entonces, la realidad era que el rey estaba completamente perdido con su esposa...

Bulma lo miró y sonrió.

-Padre, la raza saiyajin se cree muy poderosa, pero todos, absolutamente todos, ceden ante una mujer... bueno, Raditz ante un hombre, pero siempre es lo mismo... lo dominan sus instintos, el sexo gobierna en este maldito planeta.

-Puede ser, casi todos hacen más caso a su intimidad que a su corazón.

-Estos monstruos no tienen corazón... se merecían que alguien los destrozara... todos eran dominados por el sexo.

-Hasta el príncipe?

-Ese más que todos... pero como dije antes, él era mi esclavo sexual, yo le ganaba las batallas, hasta que aprendió como tocarme el desgraciado....

-Aprendió finalmente?

-Si padre... y casi hace que pierda la cabeza, que me vuelva más loca de lo que estaba... casi hace que pierda mis objetivos, mis deseos de venganza... las malditas enseñanzas de Zou casi hacen que me pierda...

[...]

Zou se sentó en su gran sillón rojo de terciopelo mirando hacía la cama, prendió un cigarrillo y sirvió dos copas del mejor vino de todo el planeta.

Miró el rostro del joven que tenía enfrente, vio como se sentaba despacio en la cama y la miró intensamente.

-Estás listo cariño?

-Más que listo... -Bebió de la copa que Zou le entregó. -Te escucho.

Zou sonríe y comenzó a hablar sin detenerse.

-Bien, comencemos. He visto lo que le haces a las mujeres y pude ver tus errores. Pero, son comunes, típicos de tu edad. No sabes tocar a una mujer. Eres brusco y solo buscas tu propio placer. Las tocas como si estuvieras desesperados y te nublan la mente. En cierta medida, es bueno que satisfasgas tus instintos, pero, olvídate que una mujer siga tu ritmo o logre excitarse.

Zou se acercó al cenicero y dejó el cigarrillo.

-Debes saber ciertas pautas para poder comenzar el acto sexual sin desesperarte. Y te recomiendo que no enfoques tu mente en tu miembro, si no en el cuerpo de la mujer. Dime, cuantas veces has sentido humedad en alguna hembra?

Vegeta bajó la mirada y habló despacio.

-Nunca... las mujeres de mi harem se tocan solas. Las de aquí están preparadas y Bulma... la condenada jamás se humedece conmigo...

Zou lo miró y notó el sincero rostro del chico.

-Eso es porque vas a la penetración sin detenerte en su placer. Bien. Lo primero que debes aprender es como humedecer el interior de una hembra. Apoderarte de sus más frenéticos instintos, saber que no solo los los tuyos son los que importan.

Loca TraiciónRead this story for FREE!