Cap. 17 Idénticas

1.6K 96 0

Según el doctor ya iba mejorando, y que mañana podrían darme de alta, ya que alparecer mi cuerpo era tan frágil y delgado que se me dificultó dar vida a dos seres inocentes. Y igual que las niñas, nos podríamos ir juntas.
Pero antes de ir me quería verlas en sus incubadoras;
ya estaba yo ahí detrás de la puerta, era tiempo de conocerlas.
Entre estaba tan nerviosa, y ahi estaban ellas, todos decían que eran idénticas, pero para mi eran completamente diferentes, de los pies a la cabeza.

Observe a las dos, era como si ya las conociera, ese pelo rubio y esos ojos azules que tenían.
Ahora estaba mas pérdidamente enamorada de ellas. Quería ya ver a Sofia para ahora si estar completamente juntas las 4, junto con Sebas, aunque note que las niñas eran algo idénticas a Sofia cuando era una bebé, me resulto extraño, pero que podría decir yo si mi amor de madre me ciega.

Día Siguiente ....

Por fin era hora de irnos, al pararme de esa cama me sentía tan débil que por poco y me caía, Sebas me sostuvo de la cintura con una mano mientras la otra se entrelazaba con la mia, así esta llegar al coche, mientras Cris llevaba cargada a Emma y Mi suegra a Emily.
Nos subimos a la camioneta.

El camino era algo largo (aprox.45min) ya que el Hospital que Sebas y yo elegimos para que nacieran nuestras pequeñas quedaba algo lejos. Iba tan a dolorida, me dolía mi espalda, mi cabeza, mi cicatriz de la cesaría de Emily, y me dolía también lo de Emma, mi cuerpo me pesaba mas que antes, mis piernas débiles. Pero de que me preocuba si eso era el precio de traer dos pequeñas al mundo.

Llegamos y de nuevo Sebas me comenzó a ayudar a bajar de la camioneta, pero en cuanto mis pies tocaron el suelo caí rendida del cansancio

Sebas: (preocupado) ¡Amor!, ¿estas bien?
Karla: (susurraba, mientras puse mi brazo sobre sus hombros) estoy agotada...

Sebas me tomo de entre sus brazos y me cargo, fue tan fácil para el cargarme que no ya no supe si era yo que estaba tan delgada o por sus enormes brazos, yo incline mi cabeza sobre su hombre mientras el se dirigía a nuestra recámara, abrió la puerta de la casa, paso por el pasillo, subió las escaleras, y llegamos.

Me recostó cuidadosamente sobre la cama, coloco suavemente mi cabeza sobre la almohada después me dio un tierno beso en mi frente, separándose un poco de esta cierra sus ojos y me susurra

Sebas: ''Losiento, fue mi culpa de que ahora estes aquí retorciendo te del dolor, si no fuera por mi de que te obligue a darme un hijo (o dos), y aquí estas casi inconsciente por todo un sufrimiento''
Karla: (tome su barbilla y acerque sus labios contra los mios y le un pequeño beso, después alejándome un poco lo tome se su barbilla) Amor tu no tienes la culpa de que yo este así, y mucho menos me obligaste, yo misma acepte por mi propia voluntad, no te lamentes porque gracias a esto tenemos ahora dos princesitas que ahora nos necesitan junto con Sofia.
Sebas tomó mis mejillas y me dio un besó, en que yo le seguí.
Sebas: Gracias amor, eres la mujer más hermosa. Te tengo una sorpresa

Sebas sale de la recámara y regresa ahora cargando a Sofia de caballito mientras se reían a carcajadas
Sebas: Ahí alguien que te quiere visitar
Sebas coloca a Sofia en la cama
Sebas: Princesa ten cuidado con mamá que esta muy a dolorida

Sofia me abraza, y me da besos. Ya extrañaba sus pequeños labios en mis mejillas, y sus pequeños brazos rodeando lo que alcanzaban de mi torso, extrañaba ver esa pequeña sonrisa que se dibujaba en su inocente cara al verme y sus pómulos rosados, porque siempre a sido una niña imperativa, sus suaves rizos rubios callendo como cascada sobre su frente mientras que con sus pequeños dedos los tomaba y los echaba detras de su oreja derecha, amaba cada pequeño detalle de ella.

Mi Razón De Ser¡Lee esta historia GRATIS!