30 de Enero

6 2 0

Bueno, espero que hoy sea un lindo día, el clima está bello y la mañana es bastante tranquila. Durante el desayuno me enteré que el Jueves vuelves a tu país y realmente voy a extrañarte. Es raro, pero quiero darte algo antes de que te vayas, algo que te recuerde a mi, se que nunca hablamos pero yo siempre te tuve en mente.

Durante la noche, tuvimos una juntada en el Great Hall del edificio para jugar al Eggs Game, y me animé a hacerlo, después de una semana decidí que era hora de disfrutar y vencer esa vergüenza que pesaba en mi.

El juego se basaba en vendarse los ojos y agarrar un dulce, la persona que comía el dulce más feo, ganaba. Por suerte yo gané, pero fue horrible, ni bien me quitaron la venda corrí a la cocina a escupir todo. Luego volví al Great Hall y al sentarme con mi grupo no pude aguantar lo picante que estaba aquel bocadillo, entonces decidí volver a la cocina y beber un poco de agua, cuándo te veo allí junto a tu grupo de amigos riendo, me acercó a ti y tomo un vaso lo lleno de agua y me lo llevo a la boca. Vos preguntaste si estaba bien y lo primero qie dije fue que no, luego reíste por mi reacción mientras me mirabas. ¿Porque eres tan sexy Rafael? Me vuelves loca.

Luego de unos 5 vasos de agua emprendí la vuelta hacia el Great Hall para poder seguir observando los juegos; "What Makes You Beautiful" de One Direction y el solo de Harry Styles sonaba en el salon y en ese preciso momento es cuando te veo a tí, con Isabella, cantandole muy enamorado cada verso. Y me siento triste por haberme enamorado de un corazon que le pertenece a otro, yo no debería estar sintiendo esto, yo no debería estar enamorada de ti.

Después de todo, esto, no es nada.

Cartas a RafaelDonde viven las historias. Descúbrelo ahora