27 de Enero

5 2 0

Hoy hicimos la primera excursión en Escocia, caminamos un buen tiempo a Colton Hill donde casualmente coincidimos. En aquella fría colina había una escultura bastante alta y todos se subían a ella para tomar fotos, uno de ellos eras vos, no pude aguantar subir, unos viajantes me ayudaron a escalar para por fin poder tomarme fotos.

Me encontré con una compañera del grupo con quién me tome una selfie y vos te metiste en ella, no pude evitar largar una carcajada, y es que amo tu energía y buen humor. Luego te estabas tomando una foto con todo el grupo y quise meterme, pero tu me dijiste que la foto era solo para brasileros, simplemente me disculpé avergonzada y mientras caminaba de vuelta me llamaste para tomarte una foto conmigo y tu grupo de amigos. Entendí que tienes un gran corazón.

Por la noche, me perdí en el hotel luego de cenar, debía ir al salon principal pero no lograba encontrar las escaleras, estaba tan preocuoada, cuándo, por pura casualidad vos salis de tu habitación y me observas. Supongo que notaste mi sentimiento, al ver mi rostro, suelo ser muy expresiva. Te pregunté por las escaleras y tomaste mi hombro para dirigirme a ellas, yo no paraba de reir por lo estúpida que había sido en no leer los carteles que decían "Stairs", vos solo reías conmigo, me despedí y no pude evitar sonreír, al igual que perderme otra vez. Y es que si te encuentro a ti, me pierdo yo.

Una hora después, nos dirigimos a un salón donde nos enseñarían a bailar como los escoceses, me sentí tan feliz y divertida. Pero todo mejoró cuándo me tocó bailar contigo, no parabamos de reír y saltar, pero sobre todo nos mirabamos el uno al otro sin distraernos. Bailé con tu novia y ella fue tan generosa y amigable conmigo que comprendí lo bien que ella te hace a vos.

El vals escocés fue lo más lindo de todo, gracias a vos. Hacías caras y te comportabas como todo un caballero, creo que me estoy enamorando de tí Rafael.

Cartas a RafaelDonde viven las historias. Descúbrelo ahora