Cap.4 Familia

2.7K 166 2

Sofi cambio todo, mi pequeño bolso café, por una enorme pañalera rosada llena de conejitos; mis cafés por las mañanas ahora eran biberones rosas que calentar; mis programas y novelas por programas de cerditos parlantes; mis salidas con mis amigas (no eran para nada seguidas) ahora mas que platicas era estar consintiendo y llenando de besos y abrazos a Sofi; ahora el yoga, se volvía platicas de madres jóvenes todos los lunes, jueves y viernes.

Sofia había cambiado todas mis rutinas, pero la verdad no me quejo, porque a cambio de todo lo que le doy recibo sus lindas sonrisas y su amor hacia a mi, y creanme que por eso soy capaz de todo, por mi pequeña.

Tal y como dijo Sebas, venia dos veces por semana, un día nos quedábamos a ver películas, y si no crean que eran películas románticas, teníamos que ver sección infantil, pero hasta que Sofi se dormía si veíamos una que otra cosa romántica, Sebas era demasiado lindo conmigo y Sofia.

Karla(yo): Sebas porque haces todo esto?
Sebas: Porque las quiero, son como mi familia
Karla(yo): Tu familia, de que forma?
Sebas: De que otra forma puede ser Karla
Karla(yo): Pues...
Y antes de acabar esa frase me tomo de la mejilla y me acerco a sus labios poco a poco, no dimos y un beso, los dos seguimos.
Después el se retiro

Sebas: Disculpame Karla, me deje llevar.
Karla(yo): No te preocupes, sabes como me gustaría que fueras tu el padre de mi hija?
Decidí nunca contarle sobre de como Sofi llego a mi vida pensé que seria mejor nunca decirle nada
Sebas: Puede que no lo sea, pero si tu me dejas puedo ser el padre de tu hija porque aunque no lo creas te amo tanto al igual como amo a esa niña. Dejame a empezar a formar parte de su familia
Karla(yo) (le di un tierno beso en sus labios) y le dije: claro que te dejo formar parte de nuestra familia

De pronto nos volvimos a besar.
Pero de repente Sofi empieza a llorar
Sebas: deja voy yo por nuestra pequeña hija
Sebas se para y va por Sofia

La trae pero de pronto amanecimos todos dormidos sentados en sofa, Sebas cargando a Sofia mientras me abrazaba, y yo recarda en su hombro con una mando encima de Sofia.
Era Domingo, sebas nos llevaría de paseo por la plaza.

Mi Razón De Ser¡Lee esta historia GRATIS!