-Quiero un cambio de look.

-No inventes. Deja que te lo hago yo, quedaras divina.

-Esta bien-asentí.

-Niños, nos vamos-Enrique llamó a los niños, que estaban en la pequeña área de juegos de aquella cafetería. Pagamos la cuenta y nos subimos a mi auto.

De camino a casa de Enrique, paramos en una tienda para comprar tinte, yo habia elegido un color, pero él me ignoró y me dijo que lo dejara en sus manos, cuando entró a compra el tinte, no me dejó ir con él, y cuando salio no me dejó ver el color.

Cuando llegamos a su casa, el comenzó a preparar el tinte, mientras Pablo se puso una película para ver con los niños, ya que Enrique dijo que tomaria su tiempo.

Casi una hora y media despues, Enrique estaba secando mi cabello, al terminar, me miró sonriendo.

Casi una hora y media despues, Enrique estaba secando mi cabello, al terminar, me miró sonriendo

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.


-Te lo dije; Estas divina, preciosa, hermosa, nadie pudo haberte dejado mejor. Si fuera hetero, me casaría contigo-dijo Enrique, mientras me pasaba un espejo.

-¡Me encanta!-lo abrace-Muchas gracias-llené su rostro de besos.

-Nadie pudo haberte dejado mejor-dijo divamente.

-Eso es obvio-sonreí.

-¡Vamos a mostrárselo a ellos!-tomó mi mano y me jaló hacia la sala de estar, donde Pablo y los niños miraban Mulan- ¡Les presento a la nueva _______!

-Te ves increíble-asintió Pablo, mientras acomodaba a Mia en sus brazos.

Lili vino hasta mi, me sonrió, para luego pedirle brazos a su padre, y preguntarle si ella podía hacerse lo mismo.

-Te dinda-Blake estiró sus bracitos, pidiendome que lo cargue.

-Gracias, bebé-besé su mejilla.

-¿Qué quieren hacer ahora?-preguntó Enrique.

-No es que tengamos muchas opciones con cuatro niños-Pablo se encogió de hombros-Podríamos ir un rato al parque, para que los niños se entretengan, y una vez allí, pensar qué podemos hacer.

-O podriamos hacer un picnic-sonreí.

-Me agrada mas esa idea-asintio Pablo.

-Bueno, nosotros preparamos de comer, mientras tú-Enrique señaló a Pablo-sigues cuidando a los niños.

-¿Por qué ustedes lo más fácil?-se quejó.

-Mira, el día que puedas cocinar sin romper algo, me avisas y me lo discutes-dijo Enrique-Mientras tantos, cuidas a los niños.

Enrique y yo, fuimos hasta la cocina, comenzando a preparar distintos tipos de cosas, sándwiches, ensaladas, bebidas, galletas (tanto compradas como algunas que Enrique habia hecho la noche anterior), y muchos dulces.
Cargamos las bebidas, y hielo, en una conservadora.

Thomas Sangster, El Padre De Mi Hijo ~Segunda temporada de Dylan O'brien es mi..¡Lee esta historia GRATIS!