70.

2.9K 150 11

Hiciste tu mejor esfuerzo al tratar de ser silenciosa al entrar a casa. Todo estaba oscuro cuando abriste la puerta principal por lo que asumiste que Niall ya estaba dormido. Había sido una larga y divertida noche con tus amigas pero siendo honesta no podías esperar a acurrucarte a su lado en la cama. Trataste de ignorar el dolor en tus pies a causa de los tacones y te enfocaste mejor en imaginar lo adorable que probablemente Niall luciría en la cama en ese momento. Su ceño un poco fruncido, sus ojos cerrados, sus labios un poco entreabiertos y un muy pequeño puchero en ellos y su respiración casi inaudible.

A eso se le sumaba lo cálido que probablemente estaba su cuerpo, lo que sería perfecto porque el clima frío de afuera estaba haciendo que te congelaras. El clima había sido un poco extraño durante el día y había terminado lloviendo durante la mayor parte de la noche.

A pesar de que Niall probablemente iba a despertar y quejarse sobre tus pies fríos sobre sus piernas pero sabias que serías perdonada pronto.

Trataste de hacer tu camino hacia la habitación sin encender ninguna luz, en un intento de no despertar a tu novio. Pero de repente, dejaste salir un chillido fuerte cuando tu cuerpo chocó contra algo grande en medio del pasillo. La luz fue encendida y te encontraste a Niall enfrente de ti, mirándote fijamente. Estaba vistiendo una chamarra y una bufanda estaba alrededor de su cuello, y la verdad es que no tenía idea del por qué, si bien, afuera hacía frío pero el ambiente adentro de la casa era cálido y claramente no era necesario usar todo eso.

—¿En dónde estabas?— Niall preguntó poniendo sus manos sobre tus hombros.

Frunciste en ceño y lo miraste. —Niall, sabes que salí con las chicas... ¿Qué te pasa? ¿Por qué estás usando chamarra y bufanda?

Sus ojos escanearon tu cuerpo rápidamente y finalmente dejó salir un suspiro largo para después tomar tu brazo y acercarte a él.

—Dios, amor. ¿Por qué no me mandaste un mensaje para que fuera por ti?

—Mi celular se descargó.— Contestaste, aún un poco confundida por su actitud.— Pensé que te lo había dicho.

—Pues no, no lo hiciste.— Contestó con un tono de voz enfadado. Él se alejó de ti, pero sin quitar sus manos de tus hombros.

Estabas comenzando a molestarte por su tono de voz.— ¿Por qué te pones así? No eres mi papá.

Te miró sorprendido, y sabías que lo ofendiste un poco con esas palabras.

—Porque he estado preocupado toda la maldita noche, _________, por eso. Si no llegabas en 5 minutos iba a ir a buscarte.— Su tono de voz seguía siendo el mismo y sabías que estaba un poco enojado.— ¿Por qué no me dijiste que tu celular se estaba descargando? ¿Estuviste bebiendo y después conduciste así?

Suspiraste y pasaste por su lado, con dirección a la habitación que compartían.— Lo olvidé, ¿está bien? Y no, papá, no lo hice. Llamé a un taxi.

—Bueno, debiste de haberme llamado a mi.— Dijo mientras llegaba al marco de la puerta de la habitación después de haberte seguido.

—Pues tal vez lo hubiera hecho si mi celular no se hubiera apagado, Niall. —Encendiste la lámpara que estaba de tu lado de la cama y te sentaste, comenzando a quitar tu chamarra.— Dios, en serio estás siendo un ridículo. ¿Por qué tienes que ponerte así?

—Oh, ¿yo estoy siendo el ridículo?— Dijo desde el marco de la puerta y recargándose en el mismo. —________, ya no eres una simple chica que pueda salir a tomar con sus amigas. ¿Es qué acaso no te das cuenta?

Frunciste el ceño y lo miraste mientras llevabas tus manos detrás de tu cuello para quitar el collar que estabas usando.— ¿Qué se supone que significa eso?

Imaginas | Niall Horan¡Lee esta historia GRATIS!