«Cuando pierdes algo que no puedes remplazar.

Cuando quieres a alguien, pero se echa a perder.

¿Podría ser peor?»

Fix You - Coldplay.


Cuatro años atrás...


—¿Puedes ir a por Sydney? —Preguntó una joven y hermosa mujer a su hijo.

—¿No ves que estoy jugando videojuegos? —Respondió él, sin quitar la mirada del televisor.

—¿Piensas salir algún día de tu habitación, Brooklyn? —Reprochó su padre—. Vamos, Nicole.

El hombre tomo de la mano a su esposa y ambos salieron de la casa en busca de su hija menor mientras el chico permanecía en su habitación sin molestarse.

La mujer estaba más que preocupada debido a que su hijo había estado actuando de esa manera desde hacía semanas, y no había nada ni nadie que lo hiciera quitar su vista del televisor.

—¿Qué crees que está pasando con Brooklyn? —preguntó la mujer, preocupada.

—Seguramente es una nueva etapa de la adolescencia, ya le pasará —respondió su marido tranquilizándola.

El hombre siguió conduciendo camino al colegio, pero nunca llegó al lugar de destino.

*****

—Brooklyn, debo hablar con usted —dijo una joven mujer asomándose por la puerta de la habitación.

—¿Qué quieres, Lena? —espetó él, sin siquiera mirarla.

—Sus padres —logró decir titubeando—. Ellos están en el hospital, han tenido un accidente.

El muchacho por primera vez en el día se levantó de la cama dejando el control del videojuego sobre ella y caminó hasta la mujer.

—Eso no es para nada gracioso —dijo el chico mientras reía de los nervios.

—No estoy bromeando, pequeño —la mujer le acarició el cabello mientras lo miraba con pena.

—No es cierto, Lena. Deja ya de decir estupideces. —Brooklyn se negaba a aceptar la realidad, pero en el fondo sabía que esa mujer era incapaz de mentirle.

—Lo siento, cariño —Lena lo abrazó afectuosamente mientras intentaba contener las lágrimas.

Brooklyn no dejaba de echarse la culpa por lo sucedido, sabía que las cosas no estaban bien, si no fuese así Lena jamás le habría comentado.

No pasaron muchos minutos cuando Brooklyn comenzó a recibir decenas de llamadas y mensajes, y fue entonces cuando se dio cuenta de lo que había ocurrido... el accidente había sido letal.

Scars¡Lee esta historia GRATIS!