Capítulo 5

188 27 7
                                                  

Jamie, de la mano de Maggie, se baja del banco donde estaba. Después de volver a poner dentro de la pequeña mochila el jugo de manzana, lo que quedaba de galletitas (Gertrude se comió la mayoría de ellas) y un peluche que Jamie le dijo que se llamaba Sr. Bigotes; Maggie se calza la mochila en un hombro, levanta a Gertrude y nuevamente le ofrece su mano a Jamie; cuando la niña la tomó, lentamente comenzaron a salir del parque.

Todavía no podía creer que hayan dejado a Alex escoger el nombre del perro. Ese pensamiento la hizo sonreír y eso captó la atención de Jamie, quien también sonrió.

‘’ ¿Qué pasa?’’ Dijo Jamie divertida.

‘’No puedo creer que hayan dejado que Alex le ponga Gertrude a la perrita” La mencion del nombre hace que Gertrude levante las orejas y mire a Maggie atentamente, Maggie se ríe de nuevo ‘’No puedo creer que Kara la haya dejado’’

‘’A mami no le gustó, pero como a mí me gusta y a mamá también, ganamos’’ Jamie dice encogiéndose de hombros.

‘’Claro que te gusta, eres tal como Alex’’

‘’Mucha gente dice que nos parecemos mucho. La abuela dice que soy igual a mamá cuando ella tenía mi edad’’ Eso hace a Maggie sonreír.

En este momento comprendió a Alex cuando le dijo que quería tener hijos. No es que ella los quisiera ahora, pero podía ver el encanto que Jamie tenía y estaba segura de que Jamie es lo más importante en la vida de Alex.

‘’Es por aquí’’ dijo Jamie cuando finalmente salían del parque. Siguieron caminando por unos momentos en silencio hasta que Jamie, mirándola atentamente, le dice ‘’Te ves distinta que en la foto de mamá’’

La verdad es que sí, obviamente estaba distinta, algunas arrugas se hicieron presentes en estos años y alguna que otra cana también, pero se mantenía en forma. En su trabajo era obligación estarlo, así que todas las mañanas iba al gimnasio, y cuando no podía, salía a correr, justo como hoy. No quería convertirse en el típico detective que no podía ni perseguir a un criminal y se pasaba el día comiendo donuts sentado detrás de un escritorio.

‘’Si, bueno. Estoy segura que esa foto fue tomada hace… No lo sé, ¿10 años? Todavía no habías nacido’’ Jamie asiente pensativa y Maggie acomoda a Gertrude en su brazo, la perrita ya estaba inquieta ‘’ ¿Falta mucho para llegar?’’ Maggie pregunta.

‘’No, ya casi llegamos. Es ahí, al final de la cuadra’’

A cada paso que daban juntas, más nervios sentía. Todavía no podía creer que iba a ver a Alex después de todo lo que pasaron, después de tantos años sin escuchar su voz. Después de todo lo que pasaron todavía se encontraba queriendo verla y saber de ella, saber si todo en la vida le había ido como quería, si había cumplido sus sueños… Si era feliz.

Pero no todo sale como uno lo espera, fueron innumerables las veces en las cuales Maggie se encontró imaginando su reencuentro, tal vez en Noonan’s, el lugar donde pasaban muchas de sus tardes y muchos de sus desayunos, ya que se quedaban más tiempo del debido en la cama. En esa realidad, siempre volvían, todo era sencillo.

Pero Alex está casada ahora, y tienen una hermosa hija juntas. Maggie podía apostar lo que sea a que Alex era feliz junto a su esposa y a Jamie. Está segura de que esta pelea de la que Jamie habla es solo una pelea normal entre parejas.

‘’Es aquí’’ Dice Jamie entrando al porche de la casa. Fue derecho a donde el timbre está, dando pequeños saltitos para tratar de llegar a él, pero no pudo.

‘’Esta bien, yo llamo’’ Dice Maggie riéndose. Antes de tocar al timbre, tomo una gran bocanada de aire, tratando de tranquilizarse. Finalmente tocó al timbre, sentía como si su corazón fuese a salir de su pecho de tan fuerte que latía. A penas termino de tocar el timbre, Jamie volvió a agarrar su mano y esperaron a que alguien saliera.

Bad at love -Sanvers-Where stories live. Discover now