Capitulo 23: Celda y ataque a medianoche

1K 71 16
                                    

𝓝𝓪𝓻𝓻𝓪 𝓔𝓻𝓲𝓴𝓪  

Corrí por los pasillos del cuartel ignorando a varios miembros que intentaron entablar conversación conmigo, hasta llegar a la habitación de Valkyon. Jadeando, casi al borde de la asfixia, me recompuse apoyando mi cuerpo en la pared.

Tras unos segundos, toqué a la puerta y abrí lentamente, encontrando al curpuloso faelienne sentado al borde de la cama apoyando su cabeza en su mano, pensativo.

Hola... sonreí dulce y me acerque hacia el—. ¿Que ocurre, que estas en las nubes?

Levanto la mirada hacia mi y descubrí su rostro extremadamente serio. Se dirigió a la puerta, ignorando mi pregunta y pasando al lado mio sin rozarme y cerró la puerta con cuidado.

¿Como ha estado el interrogatorio de Leiftan? murmuro, aun dando la espalda.

¿Eh? oh... cruce los brazos y me los acaricie nerviosa, bastante confundida por su actitud—. S-supongo que bien, hemos echo lo de siempre, un reporte medico y mi versión de los echos ha sido suficiente para el informe.

Y era cierto. Tras haber vuelto de la cueva, fuimos a la biblioteca y me narró una historia suficientemente creíble para poder contar. Acto seguido, fui a la enfermería junto a él para que me revisasen.

Supuse que estaba tan tenso debido a la experiencia vivida, así que intente amenar la situación y de forma cariñosa roce su mejilla derecha con mis dedos.

Para mi sorpresa, el retiro el rostro rápidamente y mi sonrisa se desvaneció.

En serio, Valkyon. susurre preocupada—. ¿Que te ocurre?

Me ocurre que se que me vas a odiar por esto. se limito a contestar y levanto los ojos, los cuales estaban vidriosos.

¿Qué? fruncí el ceño y retrocedí un par de pasos—. Val, me estas asustando.

Suspiro pesadamente y se llevo las manos al largo cabello, casi desesperado. Trago saliva y dio un par de vueltas al cuarto, ansioso.

Finalmente, paró delante de mi y noté como cogía fuerza tanto física como mental para enfrentarse a mi;

Te quedaras aquí... encerrada durante toda la semana. dicto, señalando a la estancia—. Hemos decidido que es demasiado peligroso tenerte libre durante la Luna Roja, así que la mejor opción aparte de la celda era... mi cuarto. Esta siendo vigilado y lo reforme yo mismo, es lo más seguro que tenemos ahora mismo.

Me está vacilando.

¿Qué? repetí con la boca abierta y endurecí mi mirada, enfadada—. ¿¡Me estas vacilando!? ¿¡como que ENCERRARME!?

Necesitamos que lo comprendas, Erika. Es demasiado peligroso dejar que te transformes sin más. cambio su actitud a una más acogedora, con la intención de tranquilizarme—. Hasta que Huang Hua no llegue, no podemos controlar lo que...

Estúpida Faelienne [ELDARYA] Donde viven las historias. Descúbrelo ahora