"De vuelta en un segundo".

3.4K 526 48


ADVERTENCIA POR VIOLENCIA, por favor, no leas esto si los golpean en casa chicos...

Hay momentos en la vida que simplemente sacuden el núcleo de tu ser. Momentos que te golpean con intensidad, con un salvajismo que simplemente no puedes comprender y después de esos momentos...nada más importa. Estás tan afectado por ellos que cualquier tipo de felicidad, no importa cuán grande...simplemente desaparecen y te quedas con el caparazón de la persona que solías ser.

Lauren hizo lo que le pidió su novia porque amaba a Camila y quería hacerla feliz, sin importar cuán fugaz pudiera ser. Lauren llevó a la chica al asiento del pasajero de su auto y las llevó a su casa, el único lugar donde nunca quiso que la morena pusiera un pie.

Y ella se apegaba a eso. Nunca quiso que Camila pusiera un pie en el único lugar que se parecía al infierno que Lauren podía imaginar.

Condujeron en un silencio relativo, la mano de Camila se aferró a la suya, con la chica más joven jugando con la radio de vez en cuando. Y Lauren odiaba eso cuando otras personas solían hacerlo, como cuando su padre le había comprado el auto por primera vez y había intentado que cada estación de radio tuviera lo que él creía apropiado para su edad. Tan pronto como él salió, Lauren conectó su teléfono y la voz calmante de Lana Del Rey sonó, se aseguró de poner Cola a todo volumen. 

Michael estaba enojado.

Lauren estaba ligeramente divertida.

A Lucy nunca se le permitió tocar la radio, siempre tenía que conformarse con lo que Lauren escogiera. Era una de las cosas por las que Lucy siempre trataba de discutir, porque a veces quería escuchar algo que tenía un ritmo con el que podía vibrar. Ella nunca ganó los argumentos.

Pero con Camila...la chica podría escuchar lo que le placiera. Y normalmente era una banda de mierda que Lauren odiaba, pero rara vez se quejaba. Porque Camila cantaba las canciones y de repente ya no sonaban tan mal. Lauren sabía que se había convertido en una completa boba en su relación con Camila, lo admitiría, pero realmente no se sentía avergonzada por eso. Porque ver a la morena sonreír siempre dejaba una sensación de satisfacción en el corazón de Lauren.

Cuando se detuvieron afuera de la casa de Jauregui, o en la mansión en la opinión de Camila, Lauren apagó el auto y le rogó a la chica más joven que la esperara allí. 

"En serio," le aseguró Lauren. "Seré rápida. Tomaré ropa, volveré y podremos ver tantas películas de mierda como quieras".

"Él está ahí, Lauren," los ojos de Camila estaban nadando de miedo mientras miraba la puerta cerrada.

"Sí", la chica de ojos verdes apartó los ojos de su novia de su casa. "Y si puedo entrar allí, puedo salir mucho más fácilmente de lo que lo haría si tuviera que preocuparme por que estés conmigo, ¿vale? Espera, no te preocupes".

"¿No me preocupe ? ¿En serio?"

"Solo...quédate aquí, ¿de acuerdo? ¿Lo prometes?"

"Bien," resopló Camila, rondando sus ojos mientras desviaba sus ojos a la casa que se alzaba ante ellas. "Solo apúrate, joder, este lugar...algo no se siente bien al respecto".

"Está bien", Lauren se inclinó y le dio un beso en la mejilla a Camila. "De vuelta en un segundo".

Los nervios de Camila alcanzaron su punto máximo tan pronto como la puerta marrón de madera se cerró detrás de Lauren.

La chica de ojos verdes fue recibida por el olor a cigarrillos en su casa, un aroma que sabía que su padre detestaría estar adentro, pero al parecer a Theo no parecía importarle mucho cómo Michael manejaba su casa. 

Don't Touch Me¡Lee esta historia GRATIS!