Capítulo 25

1.1K 94 13

Cuando Sky se despertó Alec ya no estaba a su lado. Respiró profundamente y se puso ropa para ir a entrenar. Bajó a la sala de entrenamiento y con su estela se repasó las runas de velocidad y flexibilidad para poder practicar. Paró sus ojos encima de la runa angelical de su hombro derecho y sonrió.

Saltaba, se estiraba y corría arriba y abajo de la sala intentando olvidar todo el que había pasado el día anterior. La reina Seelie le había hecho confesar cosas que ella tenía escondidas. En el fondo ya había descubierto sus sentimientos hacía tiempo, pero no estaba dispuesta a aceptarlos, le hacían demasiado daño.

Se pasó la mañana así, corriendo y recordando, queriendo olvidar.

-Creo que tendrías que comer algo.

La voz de Jace la sobresaltó y ella se giró, poniéndose en guardia. El chico rubio estaba apoyado en una de las columnas de la sala y sonreía con arrogancia.

-No tengo ganas.

-Sky, sé que la reina Seelie no se portó bien, me lo ha dicho Alec.

La cara de Sky se volvió de un color blanco como la nieve y tragó saliva con mucha dificultad antes de contestar.

-Lo superaré.

Jace negó con la cabeza y se acercó a la chica y la abrazó muy fuerte.

-Todo se puede superar.

Alec entró en la sala justo en aquel momento y se quedó mirando a las dos personas que estaban abrazadas. ¿Se podía saber qué estaban haciendo?, Alec no entendía nada.

-Jace, Clary te busca.

El rubio se separó de su amiga y le acarició dulcemente la mejilla antes de irse de la sala.

-Nos vemos después, brujita.

El moreno se acercó a Sky hasta quedar delante suyo. La miró a aquellos ojos avellana tan expresivos y sonrió.

-¿Estás mejor?

Sky dudó un momento. ¿Por qué tendría que estar mejor? ¿Por lo que le hizo él o por lo que pasó ayer en el reino Seelie?

-Sí, no hace falta que te preocupes –contestó ella, no demasiado segura de su respuesta.

Él la cogió de la mano con ternura y la obligó a mirarlo directamente a los ojos. Sabía perfectamente que no estaba bien y que sí que se tenía que preocupar por ella.

-Sabes que puedes contar conmigo en lo que necesites, ¿verdad?

El corazón de Sky se encogió al oír aquellas palabras. Analizó el rostro de Alec con mucha delicadeza. Pasó sus dedos por aquella barbilla tan bien perfilada, por las mejillas donde cuando sonreía se le marcaban los hoyuelos, la nariz perfecta y acabando por los cabellos negros. Él sonreía mientras ella repasaba su rostro. Le encantaba notar su tacto encima su piel.

-Lo sé, gracias.

Skypuso su cabeza encima del pecho de Alec y él le rodeó la espalda con losbrazos.    

Queridos lectores, ya estoy de vuelta :)

La semana pasada no pude actualizar, pero hoy he vuelto. Sé que el capítulo no es de los mejores, pero os estoy preparando para lo que llegará próximamente xD

Que disfrutéis!!!

El submundo contigo (Alec Lightwood)¡Lee esta historia GRATIS!