20.- Es mi vaca

202K 5.7K 893

Un sonido proveniente de mi habitación me despertó, sonó como si algo o alguien hubiera roto un vidrio.

Pensé que se trataba de Derek, pero me di cuenta que él se encontraba babeando una almohada

Con pasos de espía salí del sofá sin hacer bulla y de puntillas camine hacia mi cuarto para encontrarme con… Daniel

Estaba parado en mi cama rebuscando entre mis libros y murmurando “¿Si yo fuera un diario donde me escondería?”

  — ¿Se puede saber que rayos haces? —cuestioné arrebatándole mis libros

— ¿Desde cuándo te volviste tan buena en esconder cosas?

— ¿Has vuelto a tomar?

—No idiota —lo fulmine con la mirada —con amor, recuerdas cuando tu tenías un diario rosa…

—Eso era a los nueve y no era un diario

—Bien, bien, tu lista de “Como torturar a Daniel”, ¿Dónde está?

—Yo que sé, supongo que en el océano

— ¿Ya no escribes tus secretos allí? —me pregunto como si de mi respuesta dependiera su vida. Negué con la cabeza — ¡Nooo! —se tumbó en mi cama y lloriqueo falsamente

—Si quieres saber mis “secretos” —hice comillas con los dedos — ¿Por qué no me los preguntas a mi cerebrito?

—Es que tenía una duda, y si te lo pregunto a ti te molestaras 

— ¿Acaso ya no confías en mí? —hice un puchero

—Bien, pero no quiero que te pongas a dar discursos y nada de tus boberías ¿Entendido?

—Solo apresúrate

— Bien, como veras ayer estuve un poco pasado de copas…

— ¿Un poco? —lo interrumpí

— ¿Quién cuenta la historia tu o yo? —Me reprochó —No recordaba nada, pero hoy en la mañana se me vino una imagen tuya y de Derek —hizo una pausa —besándose

Mierda, ahora el cerebro de Dan quiere funcionar. Justo ahora ¿Por qué el mundo está a mi contra siempre?

—Vaya que te pasaste de copas

— ¿Entonces tú y Derek nunca se besaron? — En parte era cierto, el me beso y luego yo le mordí la lengua. ¿Qué clase de beso podría ser ese?

—No, ¿Tú crees que yo besaría a ese cavernícola?

—Bueno, es que ese recuerdo parecía tan real… —se quedó mirando el techo —Val, ¿Sabes porque en mi baño hay una almohada con un traje de baño?

—No y tampoco quiero saberlo

—Bien enana, ¿Me preparas el desayuno?

—Primero me voy a bañar

—Te espero abajo

Al menos a Dan ya no se le pasara por la cabeza el “beso”

Mire el reloj y eran las 7:15, tenía tiempo para darme un largo baño

***

—Al fin te dignas a bajar, muero de hambre

—Yo creía que la bañera te había comido o algo así

—Cállense o les daré de comer tierra

—Dan, tu hermana es tan dulce con nosotros —dijo sarcásticamente Derek

Nueva casa, nuevas reglas¡Lee esta historia GRATIS!