65.

2.2K 113 19

⚠️ smut.

—————

¿Alguna vez han tenido un día en donde lo único que pueden pensar es en sexo? Posiciones, logísticas, manos, labios, caricias, abrazos... sí. Ese había sido mi día hasta entonces.

Era difícil estar sentada en una reunión escuchando a alguien hablar sobre campañas de mercadotecnia sobre algunos tontos productos cuando lo único en lo que podía pensar era en lo primero que había visto cuando desperté esta mañana; el rostro de Niall mientras dormía pacíficamente.

La única razón por la que no me lancé sobre él en ese momento fue porque era consciente de que probablemente tan sólo se había quedado dormido una hora antes. Él estaba preparándose para el comienzo del tour por lo que había estado pasando largas horas ensayando y había estado yéndose a la cama después de las cuatro de la mañana todos los días de esta semana. 

Pero el rápido beso que había presionado sobre sus labios había despertado esa sensación enorme entre mis piernas que no había sido capaz de desaparecer hasta entonces. Niall me mandó un mensaje cuando despertó alrededor de medio día, agradeciéndome por no haberlo despertado cuando salí de casa esa mañana. También me había dicho que esta noche se quedaría en casa porque quería trabajar con otras cosas ya que sentía que había estado ensayando demasiado y mañana tendría un pequeño show donde cantaría las canciones de su nuevo álbum por primera vez.  Yo solo esperaba que pudiera controlarme cuando llegara a casa.

El control que esperaba fue inexistente cuando estacioné mi auto en la cochera de la casa, justo aún lado del auto de Niall.

Niall y yo teníamos una vida sexual saludable. Yo estaba satisfecha; no tenía ninguna queja al respecto y estaba segura que él tampoco las tenía. Pero la verdad era que nunca había estado tan desesperada por estar con él como lo estaba en ese momento y la verdad era que no tenía idea del por qué.

Niall miró por encima del sofá cuando escuchó la puerta principal ser cerrada detrás de mi. Una sonrisa enorme adornó sus facciones.

—Hola, preciosa. —Saludó.

Lo miré, el pensamiento de sus manos recorriendo mi cuerpo por toda mi mente. Cuando me miró y se dio cuenta que no contesté, la sonrisa desapareció. Dejó el control remoto en la mesita de centro que estaba frente a él, se levantó del sofá y caminó hacia mi.

—¿Estás bien? ¿Pasó algo en tu trabajo?

Lo volví a mirar fijamente. Y fue cuando todo salió a la luz. Me acerqué a él, me paré de puntitas y junté mi boca con la suya. Sólo necesitaba sentir sus caricias y su calidez. Me sentía como una chica sedienta en medio del desierto.

Niall me besó de vuelta, sus manos se envolvieron alrededor de mi cintura a la vez que soltaba un jadeo entre mi boca. Me separó de su cuerpo y me puso de pie completamente.

Cuando mis labios se separaron de los suyos, mis ojos se abrieron lentamente. Él me estaba mirando fijamente, sus mejillas estaban un poco sonrojadas por la manera en la que prácticamente me había lanzado sobre él.

—¿Todo bien?—Preguntó.

No podía responder. No quería decir ninguna palabra. Sólo quería sentir su piel sobre la mía. Así que junté mi boca de nuevo con la suya.  Empujándolo poco a poco para que se sentara en el sofá. Niall se recostó sobre su espalda mientras mis dedos pasaban por el resorte de su pantalón de chándal. Lo escuché soltar una risita mientras lo seguía besando y mis manos trataban desesperadamente bajar su pantalón.

—Maldición, nena.

En otra ocasión habría hecho algún comentario sarcástico o burlón sobre el hecho de que ya podía sentir la manera en la que su entrepierna comenzaba a crecer en su bóxer pero me quedé callada. Me senté sobre su cadera una vez que el pantalón de chándal estuvo fuera.

Imaginas | Niall Horan¡Lee esta historia GRATIS!