-te dije que mi mama no es una mentirosa-como olvidar esas palabras y la forma en que la defendió el día que me escucho decir que dudaba de que fuera cierto.

-Sam, quiero que seas sincero. ¿Te gusta vivir conmigo? Necesito saber la verdad, ¿eres feliz viviendo aquí?

Se me queda mirando por lo que creo el minuto más largo de la historia, abre la boca como intentando decir algo pero no le salen las palabras.

-está bien, no te preocupes no tienes que responderme ahora, pero tienes que pensar sobre ello, ¿si?-el asiente y se baja de la banqueta, yo hago lo mismo y comienzo a levantar nuestros platos, hasta que siento que soy abrazado.

-eres bueno conmigo y me gusta vivir aquí, pero a veces extraño mucho a mi mama - el no me soltaba y tampoco quería que lo haga.

-lo sé Sam, y prometo averiguar cosas sobre tu madre así no la olvidas-el me suelta y noto que se limpia una lagrima de su rostro, por lo que me pongo de rodillas para quedar cara a cara.

-a mí también me gusta que vivas conmigo, ahora ve a tu cuarto y termina de vestirte, hoy no iras al jardín iremos a que nos confirmen que soy tu padre.

Antes de alejarse, esta vez si me dedico una sonrisa completa y luego sujeto con sus pequeñas manos mi rostro y me beso en la frente, eso me hizo sentir querido. A pesar de que debería de ser yo quien lo calmara él, con ese simple beso el logro sacarme todas la inseguridades que estaba sintiendo, convenciéndome de que puedo ser el padre que el necesita.

El agente Smith me había comunicado ayer por la noche que nos esperaría en el laboratorio para darnos los resultados. Samuel y yo estábamos entrando cuando lo vimos parado en el pasillo hablando con un medico o al menos eso parecía por la bata blanca que llevaba.

-Agente Smith.

-Sr Box, Samuel- simplemente asintió con la cabeza en modo de saludo- me acaban de entregar una copia de los resultados, si me siguen por este pasillo un medico nos dará el resultado.

-pero si ya los tiene en la mano, por favor ábralo ahora y dígame.

-Sr Box, este tipo de tramites tiene un protocolo a seguir por una razón, no es mi obligación revelar el resultado, así que por favor sígame.

Este hombre me estaba desesperando, y la ansiedad me estaba matando. Y encima parecía que este pasillo era interminable y jamás llegaríamos a la maldita oficina. Samuel caminaba a mi lado tomado de mi mano, la cual estaba sudada igual que la mía, creo que los dos estábamos nerviosos.

Llegamos hasta una puerta y Smith la abre nos indica que pasemos, pero antes de hacerlo tenía que hacer algo.

-¿podría dejarme a solas un segundo con Samuel?-sin decir nada mas Smith se adentro  la oficina y nos dejo solos, yo me coloque de rodillas ante Sam y lo mire directamente a los ojos.

-ya te lo dije una vez y te lo vuelvo a decir. Aun si ese papel llegara a decir que no eres mi hijo, yo no te dejare solo. ¿Está claro?- Sam me sonrió y me volvió abrazar, nos estábamos volviendo buenos en esto de demostrar nuestros sentimientos.

Entramos a la oficina y la persona que le había entregado los análisis se encontraba sentada detrás de un escritorio, en el costado izquierdo de la habitación se encontraba una mujer de unos cuarenta años con gafas gruesas colgando en su cuello. Ambos se ponen de pie cuando entramos.

-Sr. Box, estos son el doctor Williams que le explicara los resultados del examen, y ella es la Dra. Sanders psicóloga infantil- ahora entiendo lo del protocolo, si él me decía el resultado en medio de un pasillo Samuel no contaría con la contención de especialistas.

golpeando fuerte¡Lee esta historia GRATIS!