Recuerdos

766 50 1

A la mañana siguuente desperte de lo mas feliz con la imagen de mi bella esposa a lado mio, lentamente baje a su vientre dejando un camino de besos. Me detuve en donde yo suponía se encontraba nuestro pequeñísimo hijo.

--Buenos días pequeño o pequeña, quizá no me entiendas ahora pero quiero que te acostumbres a mi voz y sepas que yo soy tu papá-- para esto luz ya había despertado y escuchaba mis palabras - espero no seas tan travieso o traviesa a como lo fue tu hermano ooh por que tendrás un hermano mayor que te querrá mucho-- dije y le planté otro beso

Luz me miraba enternecida mientras acariciaba mi cabello, no la estaba mirando pero por cómo su piel se había erizado y su mano dejo de acariciar mi cabeza, supuse que estaba llorando.

La miré sobre mi hombro.

--¿crees que esta vez si pueda lograrlo?-- preguntó algo triste
-- estoy más que seguro de que si cariño, en esta ocasión este pequeño o quizá esta pequeñita logrará ver esos hermosos ojos tuyos, también-- empecé a acercarme a ella para rodearla con mis brazos -- podrá dormir en tus brazos al ritmo de tu voz, podré ver que sacó tu belleza e inteligencia--

Luz se acurruco en mis brazos, se que para ella no habia lugar más seguro en el mundo que yo, para mi ella también era mi lugar seguro.

--Nuestro pequeño Eliel tendrá por fin alguien que lo acompañe y yo tendré la semilla de nuestro amor-- dijo mientras besaba mi mejilla

-Luz eres muy importante para mi, te amo.-- bese su frente para después levantarme de la cama

--¿A dónde vas?--  pregunto ella
--Pues querida debo ir por el pan para comer-- dije en sarcasmo
-- Cierto... Me saludas a Mirna y le das la buena nueva-- la veía tan emocionada y con ese brillo en sus ojos
---Claro que si cariño, así podrá ir pensando en una nueva línea de ropa para bebé-- recordé ese momento donde intentó que Eliel fuese el modelo de su primera línea de ropa infantil.

Después de ver aquella línea de ropa, Luz quedó maravillada y hasta hania hecho dos modelos en adulto para mi y desfilar con mi hijo. Fue así como Eliel debutó en aquel mundo y también su despedida pues ahora que ve esas fotos se apena de eso.

--Ojalá que este bebé no sea tan penoso como Eliel-- dije mientras tomaba la ropa que usaría este día

--procuraremos que no pero debes entenderlo, está en la pre-adolescencia y se avergüenzan de casi todo-- dijo entre risas mientras observaba mis torpes movimientos

-- ¿De que te ríes?-- pregunté intrigado 

Con la agilidad de una  pantera gateo por la cama para lograr acercarse a mí de una manera sexy debo admitir.

-- De cómo es posible que tardes tanto en elegir tu ropa siendo modelo--

-- Pues...-- dije mientras salía del trance mental-- es muy diferente que te elijan la ropa las diseñadoras, tienen el conjunto perfecto para ti en un microsegundo y mientras yo debo hacer diversas combinaciones-- dije mientras colocaba una corbata color menta sobre mi elección de conjunto

Luz tomó la corbata entre sus manos y me lazo con ella por mi cuello.

-- eres al único hombre del cual pienso que le queda bien el color menta-- Fundió sus labios en un beso suave y profundo.

Justo en ese momento alguien entró a la habitación...

---¡MIS OJOS!-- Gritó Eliel mientras se cubría los ojos y salía del cuarto

Luz y yo nos reímos al unísono pensado que a su edad ya debía tener conciencia de que es lo que hacen los adultos, después de todo ya habíamos hablado de eso. Debo decir que fue algo demasiado... muy... incómodo pero cumplí como padre, así que me siento orgulloso sobre mi explicación sobre el sexo.

Invasores¡Lee esta historia GRATIS!