Drabble

17 0 0


Cuando escuchó de Jirou que, cuando uno escucha una y otra vez la misma canción cada cinco segundos, terminas por odiarlo a tal punto que no lo querrías escuchar o toparte con este en ni una emisora de radio. Y, sin importar que su estéreo llorara cada vez que reproducía la canción de la que se volvió adicto, pensó que aquello era una simple tontería, hasta iba a colocarla como tonada de despertador, e incluso como tono de llamada.

Había llegado al punto de no retorno, iba en cada estación de tren con los audífonos a tope, moviendo la cabeza de un lado a otro y dando pequeñas palmadas con sus manos ante la incesante tonada que lo había consumido por completo. Kirishima rio y posó su vista ante la ventana del tren de la mañana, con la cartera colgando de su hombro y los bolsillos llenos de papelillos que había desecho con las manos.

—Detente, en serio, Kirishima. ¿Qué mierda te ha hecho esa canción para que lo estés desgastando de tal forma? —Katsuki lo veía desde un lado de las puertas, tenía los brazos apoyados fuertemente sobre su pecho y un gesto de irritación que hacían su ceño más fruncido de lo habitual. — No puedo con esta mierda.

—Es solo que no eres un gran apreciador de música como yo, Bakugou. —

—No, es que yo tengo más finura que tus mierdas de gustos musicales. Eso es todo. —

Kirishima le sacó la lengua cuando terminó su respuesta, se colocó los audífonos y subió el volumen lo más que ponía, incluso si tenía que romperse los tímpanos para no escuchar nuevamente a Katsuki. Nadie podía apreciar tal hermosa pieza, incluso su amigo.

Y con cascos y todo llegó a su estación, la brisa de Akiba les dio de lleno en el rostro. Kirishima corrió nuevamente sobre los escaparates que colgaban por todos los lugares, mantenía sus manos en el aire al poder disfrutar por primera vez aquel lugar del que poco a poco comenzó a ser parte.

Young and Wild.

Gritó a todo pulmón, los nervios le recorrieron el cuerpo y la algarabía no podía ser controlada. Katsuki lo miraba distante, a una distancia prudente intentando no llamar la atención como su amigo lo hacía, eso no era masculino, pero si joven y quizás... un poco salvaje. 

=====================

Porque todos somos grandes apreciadores de música como Kirishima-kun. Y porque sin pensar, visitamos lugares que al fin y al cabo, nos han arrastrado. 



Just Kirishima friki¡Lee esta historia GRATIS!