12

682 62 5

Refleje mi vista en la televisión enfrontada a mí, asimilaba aquel nuevo momento que tuvimos yo y Mangel, solo en pensar aquello se formaba un suave caos en mi barriga creándome un nerviosismo. Mordía mi labio inferior mientras mis pupilas se dilataban a caso de que pensaba en aquellos besos dorados robados por el pelinegro y un poco atrayente Mangel, posicioné mi mano enfrente mía y la abrí dando a ver aquella llave la cual utilizé para desforjar la cerradura que nos mantenía atrapados, recordaba por partes, cuando sus manos acariciaban mi delgada cintura mientras yo solo concentraba mis pensamientos en aquel beso sin planear.

El sonido de mi móvil vibrando me sacó de mi mente la cual engullía mis pensamientos y dejaba pasar mi tiempo en recordar y disfrutar lo que pasó hace desflorados minutos, leí el nombre de aquella persona que interrumpía mis momentos retocadores.

- Miguel... - susurré a mi mismo, leer el nombre y que te crezca un leve cosquilleo en tu pecho y abdomen era inexplicablemente satisfactorio.

Sin pensar atendí la llamada y simulé un pequeña tos para que mi voz no fallara a lo largo de esa comunicación.

- ¿H-hola? - dije cerrando mis ojos fuertemente y mordiendo mi labio, maldiciendo mi tartamudeo nervioso al cual se hizo oír desde la otra línea.
Noté como soltaba una risa corta antes de contestarme.

- Te has llevado mi llave - dijo riendo una vez más, aquella risa malvada y tierna creaba una sonrisa indeseada en mi inexplicablemente.

- De todas formas te la iba a devolver, tampoco la quería para nada - dije valientemente.

- Ahora paso a por ella - dijo y colgó aquella llamada sin esperar respuesta devuelta, me alteré por segundos, no quería que me viera de tal estado, hecho todo un asco y sudado. Recorrí aquellas escaleras que contenía mi casa y me guié a la ducha rápidamente para sacarme aquel asqueroso olor de alcohol y sudor que contenía.

Terminé y me envolví en una toalla que mantenía colgada al lado de la ducha rápida y enfrente de la bañera, la recogí y la doblé en mi cintura corriendo a mi habitación para elegirme ropa a vestir, por mi terrible y asquerosa suerte el timbre sonó y yo estaba sin prendas encima. Una vez más volvió a sonar y no tuve remedio que bajar a ver quién tan ansioso por abrir la puerta llamada.
Bajé suavemente las escaleras temiendo a tropezarme con alguna de ellas y caer a rondados, tomé mi mano y la posicioné en la puerta abriéndola de completo, localizé a aquel ser que esperaba hace cuestión de... ¿Media hora?, no sé pero lo importante es que estaba ahí, mirándome con cara de deseo mientras mordía su labio.

- Eh, que mi cara está aquí - dije chasqueando mis dedos llamando su poca atención.

- Mires por donde mires, siempre me darás ganas de llenarte a besos y caricias por todo tu desafiante cuerpo - actué rodando mis ojos y alejandome de la puerta para recoger aquella llave y dársela en sus manos propietarias.

- Toma

- Que cortorollos eres...

- ¿Cortorollos yo?... - acerqué mi cuerpo hacia él cogiéndole de la camiseta y acercándolo hacia mí dejando pocos centímetros entre mi rostro y el suyo. Sonreí y procedí a hablarle de nuevo - Tu no sabes como soy yo en acción.

- Uy... Si que lo sé...

- No, no sabes - Sonreí de nuevo y me acerqué una vez más a sus labios, entre milímetros ahora - ¿Quieres jugar? - dije desafiante.

- Juguemos - dijo y completó la corta distancia entre nuestros cálidos labios, el calor recorría mi semidesnudado cuerpo, nuestros labios se entrelazaban entre ellos durante un par de segundos, acorté la distancia y lo miré fijamente a los ojos mientras esperaba palabras de él.

- Me tienes enganchado a tí, pura adicción - dijo y volvió a besarme, esta vez con dureza creandome otra ola de calor en mi cuerpo -.

"¿Quieres jugar señor Mangel? Pues...Juguemos"

[Rubén nunca pierde y tampoco le gusta perder]

---------------
"IMPORTANTE"
solo quería deciros que voy a cambiar la temática del fic, esta vez voy a meter a los dos en un juego de entrelazo, Rubén convence a Mangel a entrar en un juego donde todo está permitido menos el enamoramiento entre ellos, si alguno de los dos se enamora esa persona pierde el juego pero no el sentimiento.

También quería deciros que voy a cambiar la descripción y lo de escribir al final del capítulo, todo será random y solo juego y ya, dicho esto espero que disfruten, ADIOOSSS <33


❝addict❞¡Lee esta historia GRATIS!