El chico de mis sueños [EDITADO]

Comenzar desde el principio

La puerta se abrio y un muchacho entro trayendo consigo una bandeja con un poco de comida y jugo de naranja. Se me acerco y coloco la bandeja a mis pies. En cuanto coloco sus ojos sobre mi, pude apreciar todos sus rasgos... Era el... El chico de mi sueño, era el...

-Que bueno que te despertaste. -me dijo con amor en los ojos. -Estaba comenzando a preocuparme...

-Tu... tu eres... yo te... -comence a decir, sintiendome extraña. ¿Como era posible que aquel muchacho que tantas veces me habia acechado en sueños ahora formara parte del mundo fisico? Ese chico me provocaba sensaciones encontradas, podia ver como en sus ojos anhelaba mi persona, me observaba con cierto temor, pero con mucho aprecio... -yo te soñe... perdon, pero... ¿Nos conocemos?

El parecio no entender mi pregunta, su expresion se torno confusa, habia demasiados sentimientos mostrandose en su rostro.

-Tu... ¿no sabes quien soy? -pregunto, dolido.

-Perdon, perdon, lo siento mucho -me excuse. -Es que no recuerdo nada de mi vida de dos años hacia atras, no se ni quien soy... Mi nombre es Alma.

-Alma... Mu... mucho gusto. -respondio en un suspiro. Bajo la mirada un momento y luego me penetro con los ojos nuevamente. Habia un brillo distinto alli, algo habia cambiado. 

-¿Que paso? ¿Que hago aquí?

-Vi como tu casa se estaba incendiando, asi que entre a ver si habia alguien en peligro. Y te encontre alli, tirada en el suelo. Te saque y como te veias fisicamente bien, te traje aqui, a mi... hotel. Me hospedo en este lugar. Perdon si es inapropiado, pero crei que seria lo mejor.

-Oh... ¿no... sacaste a nadie mas de alli? -no era como si me preocupara por la salud de Francis, pero no estaba de mas saber que habia sido de el.

-No busque mucho mas, realmente, solo te saque a ti. Aun asi, cuando entre en la casa, el fuego estaba apagado...

Me quede en silencio, procesando la informacion. ¿Que habia sido de Francis? ¿Habia escapado del fuego o habia muerto alli?

-¿Te encuentras bien? -pregunto, preocupado.

-Si, si, lo siento. ¿Como te llamas? Me gustaria saber el nombre de la persona que me salvo. -le dije con una timida sonrisa. Su belleza era innegable. Su pelo color castaño lucia perfecto pero deslucido. Su contextura fisica se veia desmejorada, pero podia apreciarse un cuerpo que en algun momento fue atletico. Y esos ojos... esos ojos celeste verdes podrian arrancarle mil suspiros a millones de muchachas. ¿Podia ignorar tan solo unos momentos la locura en la que se habia convertido mi vida para apreciar aquella perfeccion humana? ¿Estaba permitido?

-Mi nombre... mi nombre es... -parecio debatirse interiormente por algo ajeno a mi comprension, pero se decidio finalmente. -Mi nombre es Sean.

Ese nombre... ¿Por que se me hacia familiar ese nombre?

-Bueno Sean, te debo una, muchisimas gracias por rescatarme. -le dije con entusiasmo.

No sabia que me ocurria, habia estado a punto de morir, me adjudicaban una identidad que no sabia si era la mia, mi vida entera podia ser una mentira y mi marido me habia golpeado y habia estado a muy poco de violarme y por si fuera poco, me habia prendido fuego sin quemarme ni un poco, y aun asi, me sentia realmente entusiasmada por la presencia de este chico, este hermoso chico, que a la vista de los hechos, se habia convertido en mi angel guardian.

-No me lo agradezcas, piensalo como el destino... -reflexiono, mas para si que para mi. -¿Quieres comer algo? No es la gran cosa, pero supuse que tendrias hambre.

Me acerco la bandeja, en la que se podia apreciar un plato con pure y un trozo de carne. No se veia muy apetitoso, pero no quise herir susceptibilidades asi que comi tranquila.

Cronicas Elementales: El altar del druida (PARTE 2)¡Lee esta historia GRATIS!