Capítulo 10

1K 90 40

Maratón 2/3

Cuando llegué a mi casa, vi a Thomas y a Cristina viéndo la televisión, junto a Ava y Romina. La oxigenada abrazaba a mi novio y se recostaba en él.

-¡Papi!-mi bebé corrió hacia Thomas, tirandose sobre él, y empujando a la oxigenada a su paso.

-Hola, mi pricipe-sonrió acariciando su cabello-¿Donde has estado? Me desperte y no te encontre.

-Con Oli y Lili. Y tamben conocí a Mia, es muy bonita y titita.

-Que bien-dijo y lo bajo cuando me vio llegar a su lado-¿Por qué no me avisaste que saldrían? Estaba preocupado.

-Si, se nota. Ni una llamada o mensaje y estas viendo la televisión tranquilo con esta-rode los ojos.

-¿Todavia estas enojada por lo de ayer? Solo fue una pequeña discusión sin importancia.

-¿Pequeña discusión sin importancia? Bien, si asi quieres verlo-estaba comenzando a enojarme.

-De todas formas, pudiste haberme dicho que salias y a donde.

-Me parece que soy lo suficientemente grande como para no darle explicaciones a nadie, Sangster.

-Siempre me dices cuando sales y a donde.

-Si, pero ahora no se me dio la gana-dije, tomé a mi hijo en brazos y subí las escaleras directo a su habitación para buscar ropa y poder bañarlo.

-¿Mami eta enojada?-preguntó mi bebé sentado en su cama.

-No, mi amor, no estoy enojada-terminé de elegir su ropa y me acerqué a él tomandolo en brazos-Vamos a bañarte.

Cuando entramos en el baño, deje la ropa sobre un pequeño mueble que teniamos aqui, mientras la bañera se llenaba, y le quite su ropita. Le puse burbujas como le gustaba y sus juguetes para la tina.

Cuando esta se lleno, meti al niño alli comenzando a lavar su cuerpo mientras el jugaba, y luego lave su cabecita.

Cuando termine de bañarlo, lo envolvi con la toalla y oo deje en el suelo mientras sacaba sus juguetes.

Lo seque y le coloque su ropita.

Salimos del baño y nos sirigimos a la cocina para que pudiera darle de merendar.

Le prepare una chocolatada, y le servi un pedazo de pastel de chocolate con fresas, y yo solo me servi un pedazo de pastel, y me sente a su lado para comer junto con él.
Ver su boquita toda manchada de chocolate se me hacia lo mas tierno del mundo.

Cuando terminamos de comer, limpie su rostro, y le deje ir a jugar a su habitación, mientras yo lavaba lo que aviamos usado.
Teniamos empleadas, pero no venian todos los días, ademas, no le dejaríamos todo el trabajo a ellos.

-Pense que se tardarían un poco mas en volver-escuché una voz detras mio.

-Yo igual, pero ocurrieron cosas, Dyl.

-¿Algo malo?-preguntó mientras me sentaba a su lado ya que habia terminado de lavar todo.

-Alex apareció, con la zorra que se le pegó como chicle últimamente, y se le ocurrio la loca idea de llevar a los niños a cenar con ella para que la conozcan-al decir esto hice una voz extremadamente burlona-Se fue y dijo que pasaría a buscarlo, pero como estabamos con Pablo, se los llevo a su casa esta noche para que no se los llevara.

-Desgraciado-masculló mi hermano-¿Y cómo esta Pablo?

-Aperenta estar bien, pero no lo creo, no a pasado mucho tiempo y él realmente estaba enamorado. No sabes, la niña es incluso más hermosa de lo que se ve en la foto, esa estupida se lo pierde. Pienso que es mejor que se haya ido, si no supo valorar todo lo que tenia.

Thomas Sangster, El Padre De Mi Hijo ~Segunda temporada de Dylan O'brien es mi..¡Lee esta historia GRATIS!