For every story tagged #WattPride this month, Wattpad will donate $1 to the ILGA
Pen Your Pride

Cuando me tocas

2.3K 48 10

Prólogo.

La lluvia caía fuertemente contra mi rostro y fue un segundo lo que me demore, en darme cuenta de lo que nos rodeaba. Unas manos ligeras se aferraron a la parte frontal de mi camisa y me obligué a clavar mi vista en la persona que reclamaba mi atención. Ella sólo sacudió la cabeza en un gesto que le denoto mucho trabajo, las lágrimas rodaban por sus mejillas ¿o eso era lluvia? No podía precisarlo, ni tampoco me importó.

—Sammy, resiste…te sacaremos de aquí.—Negó liberándome de su tenue amarre y un instante después, sus ojos se cerraron. No hubo sonrisa o una palabra de advertencia, ella simplemente me dejó. La desesperación presionó fuertemente mi corazón y me apresuré a tomarla entre mis brazos, acunándola como si fuera una pequeña. Le rogué a Dios que hiciera algo, porque estaba claro que yo ya no podía. —Sam…—La llamé con la voz apenas audible. —¡Samantha despierta…!—Su sangre se escurría por su camiseta, hasta colarse entre mis dedos agarrotados. —¡Sam!—Nada, ella ya no iba a despertar.

—¡Hunter!—Una voz conocida llamó a la distancia, pero no me sentía capaz de prestarle atención. —¡Hunter!—En ese momento sentí como me jalaban por los hombros, instándome a ponerme de pie.

Pero no iba a hacer eso, no sin que Sam me acompañara.

—¡Vamos Hunter!—Alcé mi rostro lacrimoso en dirección de mi amigo, Drew me observó con verdadero pesar trasluciendo en sus ambarinos ojos. Él sabía que la habíamos perdido, que yo la había perdido. «Oh Sam, cuanto lo lamento» —Tienes que huir.

—¡No!—Exclamé, aferrándome aun con mas fuerza al cuerpo inerte de ella.—¡No voy a dejarla Drew! —Él tomó mi rostro entre sus manos, obligándome a mirarlo.

—¿De qué valdrá todo esto si no terminamos?—Rozó con delicadeza la mejilla de Sam —Ella seguiría adelante.

—No puedo…—murmuré incapaz de pensar en abandonarla allí.

—Aun podemos arreglarlo, sólo recuerda…confía en tus recuerdos. —Negué con vehemencia, Drew me abrió las manos para que la dejara, yo no sabia qué hacer ocómo hacerle entender que ya no quería seguir. —Hunter, un ultimo esfuerzo…—Depositó su cuerpo en el lodoso y húmedo suelo. —Podemos arreglarlo.

—No va a funcionar.

—Sí lo hará—Me jaló de una mano para ponerme de pie. —Corre, hazlo y no vuelvas la vista atrás.

—¿Qué hay de ti?—Mire a Sam, preguntando sin necesidad de palabras ¿Qué pasaría con ella?

—Si haces las cosas bien, no tendrás que preocuparte por nosotros. —Con un ademan rápido, observó todo el bosque a sus espaldas. —¡Corre!

Y así lo hice, emprendí la carrera sabiendo que de mi dependían las vidas de ambos y que Drew estaba en lo cierto. Tenía un rumbo fijo, sabía donde debía detener mi marcha, cuando tenía que voltearme y con suerte esperar a tener una buena panorámica de su rostro. Todo estaba planeado, excepto eso. Verla morir, eso no estaba en la agenda y aunque sabía que mi propósito era mayor, observar mis manos manchadas con su sangre me llenaba de un temor irreconocible. Nunca pensé en la muerte como algo tan cercano, ahora casi parece un ritual para mí. Al menos la mía, no la de ella. Eso no debió ocurrir, Sam no tenia que salir lastimada.

Me detuve abruptamente, al notar el río corriendo a escasos centímetros de mis pies. Mi cabeza no sabía precisar en que lugar me encontraba, había corrido tal y como me lo habían indicado. ¿Pero era el sitio al que debía ir? Eso lo sabría antes de siquiera darme la vuelta.

—¿Te gusta el juego del gato y el ratón?—Allí estaba la voz que tan familiar se me había hecho en los últimos meses, giré mi cabeza por sobre el hombro lentamente. El hombre de sobretodo negro, se mojaba al igual que yo en ese aguacero irreal. Su sombrero cubría gran parte de su rostro y me pateé mentalmente por no recordar ese detalle. Él no me mostraría quien era tan fácilmente, debía hacerme una nota mental de eso para la próxima vez.

Cuando me tocas¡Lee esta historia GRATIS!