Capitulo - 1

54 14 18


Tres Años Después...

" Tu madre morirá, tu hermano morirá, tu familia te olvidara"

Él maldito perro del infierno, cuanta razón tenia, ellos murieron pero no en la tierra, murieron porque no se acuerdan de mi, me olvidaron no recuerdan mi nombre, ni mi rostro.

Los veo a lo lejos reír como una familia feliz, no se quien carajos es él tipo que los acompaña, ni él porque besa a mi madre tan posesivamente, quisiera odiarlo, quisiera ir y encenderlo a golpes pero mi puta vida es una mierda.

Maldito brujo hijo de puta, no se que me hizo, no hay ni un poco de sentimiento en mi, no siento rabia, no siento amor, dolor, no tengo sentimientos, me hizo un puto sin corazón, un sádico que no se arrepiente de nada, que no razona, un muerto en vida, un animal fuerte y despiadado.

Los veo sacar un mantel a cuadros, comida y los tres sentarse como un hogar amoroso, algo que yo jamas tuve, antes de pasar por toda esta mierda.

Mi hermano esta mas grande, ha crecido, ya debe estar en sus doce años, aprieto los puños de mis manos por reflejo, si tan solo él infeliz hubiera borrado de mi mente la parte donde tengo familia para no tener que estar torturándome de esta maldita forma, viéndolos de lejos sin ellos notarme. 

Cuando desperté en aquel lugar, los golpes, todo tipo de dolor se había ido, estaba solo no había nadie a mi lado, nada mas un paquete lleno de billetes por no decir una puta fortuna, no entendía nada, todo lo sangriento había desaparecido, me encontraba en un cuarto vacío del cual salí sin percances pero lo peor sucedió.

Cuando fui a mi casa, cuando mi madre abrió la puerta y entonces comprendí, su mirada había cambiado, sus ojos ya no me veían con amor de madre, ella solo me veía de forma extraña, me tuvo que haber dolido, pero no sentí absolutamente nada y entonces me fui lejos de ahí, como un huérfano en la vida porque mi maldito padre no se hizo cargo de nosotros nunca, para mi estaba muerto y todo esto tenia que ver con él, no se que carajos le debía al perro que me hizo esto.

Pensé que con mis amigos iba a hacer diferente pero no, ninguno me recordaba,  ninguno se sabia mi nombre hasta entonces no comprendí, por qué, si él infeliz de capa roja hablo de familia ¿Mis amigos no me reconocían?  Entonces después de un tiempo lo supe, ellos eran como mis hermanos, entraban en el circulo de familia, todo se desmorono y entonces agradecí no sentir ni una pizca de dolor, mi ser anterior no lo iba a soportar,  se moriría de dolor al saber que todos lo habían olvidado.

— Aquí estas — escuche y mire a mi lado, ya sabia perfectamente quien era — Debe ser una puta mierda que no se acuerden de ti.

— Calla esa maldita boca — respondí al mirarlo y trago en seco. No me sorprendía, me tenia miedo al igual que todos le faltaba solamente correr y apartarse de mi camino.

— Vamos Elían, larguemonos de aquí —  mire hacia mi familia, tan contentos como nunca, me levante de la banca donde estaba sentado y camine hacia mi motocicleta, busque la llave en el bolsillo del pantalón y me subí para encenderla.

— Para donde vas — dije empujándolo al ver que se iba a subir tras de mi.

— Para donde mas, a la universidad — me respondió con voz frustrada.

— En mi moto, no iras,  busca un puto taxi o vete a pies — mi voz amenazante lo hizo echar para atrás y yo la encendí para arrancar.

— Ese maldito brujo hizo bien su trabajo — tome su cuello apretándolo y el marica se puso pálido.

— La próxima vez te mato, Uriel, manten tu perversa boca cerrada — le amenace y lo solté midiendo mis limites, él cayó al suelo.

Desgraciado infeliz, cada vez que podía me recordaba mi maldición, quien iba a pensarlo, el enemigo ahora era mi amigo, Uriel dentro de todo era el único que me recordaba, saque la conclusión de que me odiaba demasiado y que por eso me recuerda, nunca fui su amigo, se que en el fondo esto le divierte, no se como carajos lo supo, decidió ayudarme no se con que interés, el motor rugió con fuerza y me fui de ahí.

Corazón Robot #1 ¡Lee esta historia GRATIS!