Cap 17

1.4K 102 3

Harry arrancaba mi ropa con enojo, "Dios mio me va a violar" era la única palabra que sonaba en mi cabeza. Me levantó entre sus brazos llevandome hacia la planta alta, una vez allá me aventó en la cama.

-Harry no lo hagas por favor.
-supliqué a mares de lagrimas, pero no le importó ni mis lagrimas, ni mis suplicas y entró en mi bruzcamente sacandome un fuerte grito de dolor, sentí que me habian partido en veinte pedazos, el dolor tan fuerte que estaba experimentando en este momento no se comparaba con cualquier dolor, ¡Dios mio estaban abusando de mi! Y ni siquiera habia pasado una hora en que habia perdido mi virginidad con Justin.

 -supliqué a mares de lagrimas, pero no le importó ni mis lagrimas, ni mis suplicas y entró en mi bruzcamente sacandome un fuerte grito de dolor, sentí que me habian partido en veinte pedazos, el dolor tan fuerte que estaba experimentando en este ...

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Me embestia con toda sus fuerzas mientras me cubria la boca con sus manos para que mis gritos no fueran escuchado.

Sentía que en cualquier momento me iba a desmayar nunca habia sufrido tanto dolor, Esto que Harry me estaba haciendo era muy asqueante, comparado con toda la lujuria y el deseo que me hizo sentir Justin.

Seguia imbistiendome fuertemente como el animal que en sí era, le importaba una mierda si estuviera sufriendo o no, él sólo se sastifacia y gemía como todo un perro en vício.

Maldito Harry, mil una vez maldito. Yo confié en él, yo lo queria con el alma, lo defendí de muchos, y al final resultó ser la basura que todos me advertian.

Luegos de embestirme por milesima vez, cayó exhausto en un lado de la cama. Mis lagrimas no cedian, y me empezaba a faltar el aire, no podia respirar, trataba de calmarme pero era inútil.

Estaba sufriendo un ataque de asma, el asma era algo que habia heredado de mi padre. él me dijo que le daban muchos ataques en su adolecencia cuando se sentia precionado ó asustado y en este caso yo me encuentro en las dos opciones, tambien me dijo que cuando me dieran estos ataques y no tuviera mi inhalador que tratara de relajarme, asi que cerre los ojos y pensé en mi hermoso padre y en su hermosa voz relajante diciendome que me calmara que todo iba a estar bien. Al pasar unos segundos mi respiración empezaba a normalizarse y lo único que queria hacer era salir de aqui y denunciarlo por lo que me habia hecho.

-No sé que me enoja más, que me hayas mentido ó lo rápido que le diste el culo al muchachito. Debí tirarte el semen en la cara, pero a las perras como tú se les hace tragar pero no me diste tiempo, resultaste ser igual que tu madre en todos los sentidos: físicamente, y en lo fácil que era para abrir las piernas. -dijo riendo.

-Cállate maldito, tu no conoces a mi madre. -dije hecha furia por lo que habia dicho de mi mamá.

-¿A no? ¿No viste la foto que tengo con ella? Te ví aberiguando entre mis cosas, tengo camara en toda mi casa niña. Y sí, conozco a tu mamá perfectamente, o si no preguntale quien fue el primero en su vida. -dijo riendo a carcajada.

-¡NO MIENTAS! -dije empezando a llorar nuevamente.

-pss, si no me crees entoces ve y preguntale a José y a ______.

"La hija del enemigo" (Joel pimentel) *Hot*¡Lee esta historia GRATIS!