Capitulo 17: "¿Qué haces aqui?"

12 1 0

(Edgar)

-Traje un balón para que juguemos - le digo a mi hermana, que está frente a una casa - ¿Qué miras tanto? -

- A un chico – suspira Ximena.

- ¿A un chico? - levanto una ceja - ¿Qué tiene de especial ese chico? -

- Es muy lindo – suspira nuevamente - y toca hermoso... -

- ¿Lindo?... ¿que toca hermoso? - pregunto confundido.

- ¡No repitas todo lo que digo! - me mira enoja

- Bien- ruedo los ojos.

- Creo que me he enamorado -

- Pero...tienes seis años - le digo jugando con el balón en mis manos.

- ¿Y eso que tiene? – me pregunta jugando con su cabello.

- Eres una niña aún -

- Para el amor no hay edad, hermano - me dice convencida de lo que me está diciendo – Además... a ti igual te interesa alguien -

- ¿Qu... ¿Que estas insinuando? – le pregunto y el balón cae al suelo.

-Me gustari.... – comienza a hablar olvidándose de mí.

- Me gustaría invitarlo a jugar - escucho una voz a mi espalda.

- ¿Qué haces arriba del árbol Ágata? - le pregunto sonriendo.

- Quería ver de dónde venía ese sonido y este era el mejor lugar para escucharlo - dice y se encoje de hombros.

- ¡Yo lo escuche primero! – se queja Ximena inflando las mejillas.

- La verdad... -se baja de un brinco del árbol - Tu llegaste dos minutos después que yo -

- ¡Eso es mentira! - le grita enojada

- Lo invitare a jugar – sonríe Ágata sin prestarle atención al enfado de Ximena.

- Yo lo vi primero - se le cruza Ximena - ¡Vete! -

- Solo le diré si quiere jugar - dice Ágata sigue caminado.

- ¡NO! - la detiene Ximena.

- ¿Por qué no? – le pregunta confundida Ágata.

- ¡Porque siempre arruinas todo! - Ximena empuja a Ágata y se golpea con el árbol - ¡Me iré a casa! –

- Ximena, espera – digo entre dormido.

- Ed, Ed, Ed... - siento que alguien me sacude - ¡Edgar Ross, despierta de una vez por todas! – grita a todo pulmón mi hermana.

- ¿Qué quieres? - me muevo en la cama dándole la espalda y despertando bien.

- Tenemos que ir a clases -

- Lo sé - le digo molesto.

- Entonces levántate -

- Bien -

- Te espero abajo -

- Como quieras - vuelvo a cerrarlos ojos y la imagen de Ágata viene a mi mente - Oye Ximena - le digo aún de espaldas.

- ¿Qué sucede? - me pregunta antes de salir de mi pieza.

- ¿Siempre hemos sido amigos de Ágata? -

Ágata¡Lee esta historia GRATIS!