iv

191 30 1

veo como el agua salpica mis zapatillas y recuerdo las lágrimas cayendo por tus ojos cuando me confesaste eso que durante tanto tiempo guardaste dentro tuyo

Oops! This image does not follow our content guidelines. To continue publishing, please remove it or upload a different image.


veo como el agua salpica mis zapatillas y recuerdo las lágrimas cayendo por tus ojos cuando me confesaste eso que durante tanto tiempo guardaste dentro tuyo. instantáneamente me pregunto cuánto dolor debe haberte causado tener esa espina clavada durante meses sin lograr sacarla de tu carne.

la violencia de las olas rompiendo contra las piedras bajo mis pies me devuelve a ese maldito día cuando noté las heridas externas que habitaban en tu cuerpo. y hoy lamento no haberme dado cuenta de las que se encontraban en tu interior, tal vez de esa manera te hubiera salvado.

el color oscuro del agua refleja el de mi mirada, cargada de tantas emociones negativas que me hacen imposible convivir conmigo misma. cargo con una culpa tan grande dentro de mi pecho que no le deja a mis pulmones pasar aire. el odio que todavía no logro superar se remueve en mi sangre, gritando por venganza.

la soledad que se aspira en el aire de la costa esta noche me permite pensarte con claridad. ir hacia esos días donde él no había aparecido en tu vida y que luego se la llevaría consigo. puedo ver en mis recuerdos tu felicidad y luz que lentamente él fue apagando con cada golpe.

las estrellas que cubren el cielo me recuerdan a vos. brillando sin parar y sin embargo solo se necesita una simple nube para taparla. la diferencia es que cuando esta se mueve la estrella vuelve a aparecer. me gustaría que pasara lo mismo con vos.

por último el ruido del vaivén de las olas me permite largar esas lágrimas pesadas que me invaden. cargadas de pérdida, dolor y miedo. me ayudan a terminar de prometerme que estas serán las últimas por derramar. porque si quiero justicia debo dejar de lado todo sentimentalismo y sensibilidad innecesario. si quiero sobrevivir tengo que enfocarme en mi objetivo sin distracciones: lucharte a vos y a todas las que nos arrancaron de los brazos sin contemplaciones. hasta obtener eso que tanto anhelamos no es posible debilitarnos. como decía Mao, la revolución no es una invitación a tomar el té.

Furia FeministaRead this story for FREE!