Capítulo 11: En busca del mejor regalo.

173 26 0


-Es exquisita....

-Tranquilo mi amor!... Mírala, está limpia, bañada, bien cuidada.... -Zou se sentó en su hermoso sillón de terciopelo rojo y encendió un cigarrillo. -Se que estaba sola en la puerta del palacio de Vegeta, pero debemos ser precavidos. Si la preciosura tiene dueño y nosotros la hacemos trabajar sin su permiso nos matara.

Onion estaba de pie delante de la belleza que Zou le había llevado. El hombre estaba parado y debía bajar la mirada para ver los enormes y perfectos senos de la joven que se dejaban vislumbrar al estar sentada.

-Zou... es hermosa... quiero estrenarla!!!

-Ya cariño!, es obvio que tu debes probarla primero, todos lo sabemos. Pero de verdad te lo digo, estaba sola en la entrada del palacio de Vegeta hijo, si tiene dueño y la ve nos matara. Yo digo que la mantengamos aquí por un tiempo, si nadie la reclama en unas semanas, la tomaremos como propiedad. Le diremos al rey que se nos sea otorgada y asunto arreglado!

Onion se inclino un poco y despacio metió una mano bajó el vestido de la chica que yacía sentada en silencio y sin moverse.

El hombre acarició su pierna y subió lentamente hasta sentir su falta de ropa interior que tenia. Onion se estremeció al sentir la intimidad de la chica desnuda. Al ver que la chica no se negaba ni se movía intento hacerlo más rápido, pero la mano de Zou lo detuvo.

-Contrólate amor. Te pido un par de semanas, si nadie la reclama, yo misma solicitare su permiso y podrás hacer lo que quieras. Mira si es propiedad del Vegeta o algo así... nos mataran!!

Onion sacó la mano rápidamente, pues sabía perfectamente que si aquella hermosa hembra era propiedad de Vegeta y él la tocaba, sin duda era hombre muerto. Sacó su mano de la falda y rápido toco sus pechos redondos. Los apretó con fuerza y miró la cara de la chica.

Nada.

-Zou, esta chica parece muerta. No hace nada, ni se mueve...

-Por eso te digo que es perfecta, nos traerá mucho dinero. No se queja, no llora, no habla... una empleada perfecta.

-Está bien. Tienes razón. Esperaremos dos semanas, si nadie la reclama será nuestra. -Onion se acercó a Zou y la tomó de los brazos. -No se como demonios me voy a contener tanto tiempo... la hembra está que se come sola....

-Vamos amor, puedes hacerlo!... Yo también me muero por entrenarla y enseñarle todo, pero no nos podemos arriesgar.

Onion levantó a Zou rápido y la apretó contra su pecho. Bajó sus manos y apretó su cadera contra la suya.

-Maldita bruja, siempre se debe hacer lo que ordenes... Está bien, como siempre, tu mandas...

Zou había llegado con Bulma a uno de los prostíbulos de Onion, el más grande de todos. Allí las recibió el hombre que hacía solo unos días había llegado al planeta, pues su misión siempre era buscar cosas para sus chicas y proveerles de las mejores ropas y cosas para seducir a sus clientes.

La mujer aterrizó en el hermosa jardín violeta del prostíbulo junto con Bulma, ambas sabían volar, solo que Zou tuvo que tener la mano de la joven para que no se vaya a ningún lado.

La pelinegra estaba feliz. Pues sin duda había conseguido una hermosa chica nueva. Un espécimen único y exótico, pero ella era inteligente. Debía asegurarse que la chica no tuviera dueño, una vez segura la pondría como principal y ver si le hacía ganar más dinero que otras.

Apenas había entrado, se había dirigido a la salita medica que había en el lugar, ese sitio estaba para curar a sus chicas, pues siempre había saiyajins salvajes que lastimaban a las mujeres. La sala estaba bien equipada con cosas que el mismo Dende le había otorgado.

Loca TraiciónRead this story for FREE!