Capítulo 10: Zou, la experta en negocios.

Start from the beginning

Vegeta cerró la ducha, tomó la toalla y sin vestirse se fue directo a su harem. Estaba dispuesto a tomar a todas las hembras del lugar por horas con tal de que se le pase la tremenda excitación que la loca muda le provocó.

Abrió la puerta haciendo que todas las mujeres sonrieran felices de ver a su querido príncipe. Todas se acercaron y comenzaron a reverenciarlo y tocarlo tal como a él le gustaba, pues como siempre, si él iba allí era para estar con todas la mismo tiempo.

El joven suspiro, si esa era la manera de no fallarle a la única hembra que no lo juzgaba y él no miraba con lujuria, lo haría.

Tremendo el sacrificio...

-----------------------------------------------------------------------------------

El padre Isaías miró incrédulo a Bulma mientras está sonreía.

-Si... tremendo sacrificio....

-Padre, aunque usted no lo crea, lo era para él. Cuando un saiyajin siente un deseo tan grande por una hembra y no lo puede saciar, simplemente experimenta cosas fuertes en su cuerpo, llegan hasta doler. -Bulma bajó la mirada. -Y no tomar lo que su cuerpo pedía era duro para él, de verdad debía hacer el sacrificio de tomar a las demás mujeres para calmarse, pero....

-Pero?.

-Pero el cuerpo no responde ante nada... Un capricho, no es solo un simple capricho para un saiyajin....

-Lo mismo que le ocurrió a Kakarotto?....

-Algo así, el príncipe estaba estimulado visualmente nada más. Kakarotto dejó que otro sentido se apodere de él... el olfato. Por eso fue más intenso. Además , el chico había entrado en celo con Milk porque nunca había estado con una mujer. Para Vegeta... digamos que el necesitaba más que una imagen para entrar en celo.... De igual manera se encapricho y debía hacer algo... algo rápido.

--------------------------------------------------------------------------

Milk había llegado a su casa, se metió rápidamente en ella y llevó a Bulma a su cuarto. La sentó en la cama y sacó la capa del príncipe.

-Bulma, me escuchas?

La joven no respondió. Seguía con la mirada perdida y sin hacer ninguna expresión. Milk la miró resignada, Bulma estaba en estado de coma y no le haría caso.

Se puso de pie, caminó hasta su placard y sacó un lindo vestido que ella le había comprado semanas atrás como una forma de incentivar su esperanza de que ella vuelva a reaccionar.

No se equivoco. Bulma había reaccionado, no del todo, pero lo había hecho en fin. Milk la tomó despacio y la cambió tiernamente. Peino su cabello que aún estaba húmedo, dándose cuanta lo largo que estaba, casi le llegaba hasta la cintura y le puso unos lindos zapatos sin taco. Los mismo que tenía el día que las habían capturado y ella le quito y limpio para que estén disponibles para su despertar.

-Cariño, debes escucharme. -Milk se sentó en la cama y miró a su amiga. -Debo ir al palacio. Yo debo cocinarle al príncipe o se enojara. -Milk terminó de cepillar su cabello y comenzó a levantarlo con una cinta de color roja. -No debes salir de aquí por nada del mundo, entiendes?

Bulma no la miraba a los ojos, pero pestañeo, lo que Milk quiso entender como una afirmación de la chica.

-Bien, vendré más tarde y te daré la cena. Tu quédate aquí y no te muevas.

Milk se levantó,besó la frente de Bulma y salió del cuarto de está.Suspiro con un poco de alivio, el príncipe había sido bastante tolerable con la situación y ella no desaprovecharía la oportunidad que él le había dado. Trataría de ser condescendiente con su amo y pensaría que comida exquisita le haría para calmar su enojo, definitivamente el príncipe no era tan malo como todos creían.

Loca TraiciónRead this story for FREE!