Bakugō Katsuki

17.5K 1K 262
                                    

Mi quirk era algo del cual me sentía orgullosa...Pero realmente solo era estúpida niña sin particularidad, ese hombre no sé que haya visto en mi pero parecía que realmente me ayudaría, después de que me haya dado su poder haría todo por darle mis agradecimientos.

Algún día le devolveré el favor...

Pérdida en mis pensamientos una voz me sacó de mi cabeza.

—(T/n)-chan! Reacciona!— agité mi cabeza volviendo a la realidad, miré a la persona que me "hablaba" encontrándome con mi hermano totalmente preocupado.—Mamá dice que la cena ya está lista.— se empezó a reír de mi rostro que seguramente era de estúpida en éste momento.

—No te rías izuku-nii— infle mis mofletes algo sonrojada, que vergüenza...de seguro parecía una boba.—Me vengaré, ya verás... — Sonreí sombríamente, mi hermano se puso totalmente pálido.

—Ma-amá dice qu-e ,etto...ya sabes lo que dije—salió huyendo de mi habitación con miedo totalmente notorio, reí por lo bajo.

Me encaminé dirección al comedor encontrándome con la comida servida, realmente se veía delicioso.

—¿Por qué hay tanta comida? Se ve deliciosa— pregunté curiosa, confundida me fijé que había un lugar demás con comida servida.—¿Quién vendrá?— mamá salía de la cocina y me sonrió.

—Cariño, sientate. — me miró de manera rara, no sabría explicarlo. Tomó la silla y la corrió invitandome a sentarme— Te tengo una pequeña sorpresa.— definitivamente mamá estaba rara.

—¡¡¡Deeeeeekuuuuu!!!— esa voz...¿qué hace aquí? Me levanté rápidamente dirección hacía donde provenía aquella voz.

—Kac-chan! No-o fue con intención, l-lo lamento!—terminé en la entrada de la cocina encontrándome con alguien a quien quería ver el día de hoy golpeando a mi hermano en la cabeza con un diario. Aclaré mi garganta llamando la atención de ambos.

—¿Qué les he dicho de llevarse bien? — me crucé de brazos dirigiendo mi voz al rubio ceniza— ¿Kac-chan?—levanté mi ceja al fijarme que estaba con mi delantal de cocina rosado con unos corazones rojos rellenándolo. No lo pude evitar y solté una leve carcajada.

—¡¿De qué te ríes estúpida?!-contesto malhumorado como siempre.

—No es forma de tratar a tu novia de esa manera- le Sonreí tétricamente intimidándole— ¿Me haz dicho estúpida? Creo que escuché mal Katsu-kun. — lo miré desafiante.

—Tsk...Nada— dejó ver sus encinas, siempre lo hacía como manía cuando estaba disgustado, enojado. Lo miré ya normalmente dándole a entender que buscaba respuestas por lo que pasó hoy, el hecho que no nos veíamos desde el día de ayer y lo más importante que hoy cumplíamos 3 años de estar saliendo. — Estuve con tu madre, tenía planeado darte una sorpresa. Realmente me esto...— por un momento olvidó la presencia de Izuku hasta que se detuvo y lo miró mal y el captó la indirecta, aunque en realidad su mirada era un "Sal de quí bastardo antes que te explote". Suspiró pesadamente, me sorprendí ya que después de todo no me deja de sorprender sus actitudes tan...¿bipolares?—(T/n)...Realmente me estoy esforzando en esta relación, escucha bien esta mierda que te diré porque no lo volveré a decir— hasta sus orejas se encontraban totalmente rojas— Puede que...—está dudando si hablar ya que dejar su orgullo de lado es difícil para él, lo conozco y sé que no le es para nada fácil. Me acerqué a él y le di un pequeño beso en los labios y le dediqué una mirada de tranquilidad, se encontraba tenso y aquello hizo que se relajará — No soy el novio romántico, de esos tipos patéticos que dicen mierdas lindas cada 5 minutos, pero realmente quiero darte lo mejor para ti. Son tres años en los cuales me has aguantado mujer, y siento que no encontraré a nadie como tú, después de todo quién soportaría a alguien con mi humor de puta madres aparte de mi vieja y tú. —reí por el último comentario— Sólo quería decirte feliz aniversario...— Se acercó a mi lentamente tomandome por las mejillas, miré sus ojos carmín aquellos ojos que me volvían loca. Se acortó la distancia de un momento para otro, ambos disfrutábamos la compañía del otro y lo tratábamos de aprovechar al 100% cuando estábamos juntos. — Te Amo, maldita bruja...—Sururró y se dio vuelta tratando de ocultar su sonrojo lo cual igualmente alcancé a ver. Yo igual me encontraba con el rostro ardiendo, sonreí alegremente.

—Yo también Te Amo Kac-chan— lo abracé por la espalda y se sobresaltó.

—Vamos a comer o se enfriará mi esfuerzo.—me apresuré a salir de la cocina y tomar asiento, otra de las cosas que amaba era la comida de mi rubia. Todos nos encontrábamos ya tomando asiento — ¡Provecho! — Tenía hambre y no desperdiciaría una comida tan fabulosa.

—Ha todo esto...— mi madre comenzó a hablar aclarándose la garganta— He tenido curiosidad sobre su relación, como me he enterado ya son tres años de noviazgo. —miró a Katsuki que se encontraba sentado a mi lado— Son amigos de la infancia y siento que eres el más adecuado para cuidar de mi niña, ¿estarías dispuesto cuidarla, bakugō-kun?— preguntó amablemente mi madre, dirigí mi mirada inmediatamente a Katsuki, sus orejas se encontraban rojas podría notarlo fácilmente que tenía vergüenza, obviamente no lo demostraría.

—A esta niña tonta la protegería de cualquier bastardo. Mientrás me encuentre vivo nadie le tocará un maldito pelo. —solté unas pequeñas carcajadas apenas audibles para mi mamá e Izuku, pero si para Katsuki. Su vocabulario vulgar realmente estaba intentando retenerlo y mostrarse algo educado, después de todo está frente a su suegra. Tomé su mano por debajo de la mesa para que dejara los nervios de lado.

—Bueno, ahora lo que realmente me tenía con curiosidad...— nos miró seriamente a ambos. Mamá daba miedo cuando se lo proponé, tragué en seco.

—¿Acaso esa no era la pregunta mamá? — me puse nerviosa y apreté la mamo de Katsuki.

—Etto...M-aamá, ¿éstas segura? Eso es cosa de ambos, creo que es algo personal.— comentó algo nervioso y tímido Izuku rascándose la nuca.

—No te preocupes Izu-kun— levantó su dedo pulgar en forma que estaba totalmente segura de si misma mirando a mi hermano, pero luego nos volteó a mirar con el semblante serio. —Bakugō-kun...¿Ya desvirginaste a mi hija?— aquella pregunta causó que escupiera el jugo que beibía.

Se podría decir que mi madre era única, única a su manera y sus preguntas...

//One Shots-Boku No HeroxLectora//Donde viven las historias. Descúbrelo ahora