Realidad | Final

1.1K 116 3

Hola, mis amores extraños...

Aquí les dejo el final, espero que les haya gustado...

***

Dos meses después...

-Cami- la llamé, ella volteó a ver con una sonrisa -¿Cómo te encuentras?-pregunté sentadome a su lado

-Bien, me alegra tenerte aqui -me sorprendó cuando me abrazó -Gracias por todo, por ayudarme a controlar mi problema. No sabes cuanto lo siento por todo el daño que ocasioné-me miró apenada

Mi hermana después de lo sucedido aquella noche en mi casa, decidí convencerla en que fuera a una clinica para que recibiera ayuda, me sentí feliz al ver que aceptó, desde ese día me pidió disculpas.

-No pasa nada, Cami, a pesar de todo serás mi hermana - la atraje más a mÍ- Tú y yo contra el mundo como siempre lo hemos hecho - besé lo alto de su cabeza

-Lauren no se equivocó al casarse contigo, sigues siendo buena incluso con las personas que te hacen daño- guardó silencio por unos minutos -Lo siento tanto, _______. Yo no quería - se aferró más

-Lo sé, tranquila -cerré los ojos

Sabía desde un inicio que Camila había planeado aquel secuestro, lo supe al segundo año de tenerme en ese lugar, los hombres que había contratado yo los conocía a la perfección, trabajaban para mi y sabian todo sobre mi rutina en la oficina. Les pedí alguna explicación del por qué hacian eso y me la dieron, mi hermana habia dado una buena cantidad si ellos la ayudaban, con el tiempo les pedí que me desataran, revisé el lugar donde me tenían "secuestrada", era una vieja cabaña, una de las primeras que mi padre compró al inicio de la empresa. Obsevaba cada descuido que tenia la casa, fuí a la que era mi habitación, todo seguía igual, seguí a la que era de Camila, tenía llave pero sabía donde la escondía, me sorprendí al ver todas las fotos de Lauren, la mayoria tenía mi rostro cortado al igual que el de mi hija, caminé hasta su closet y ví cajas con nombres de chicas, esto iba empeorando.

-Tú no te mereces todo esto que ocasioné- sollozó

-Tranquila, Cariño. Ya pasará -acaricié su espalda logrando que ella soltara un suspiro, se calmó poco a poco hasta que logró quedarse dormida- Sé que no quisiste ocasionar todo esto, Cami. Te conozco perfectamente, nosotras sabemos cuando empezó todo esto- cerré los ojos - Serás mi pequeña sin importar qué, no te dejaré sola- besé lo alto de su cabeza

***

-¡Mamá!- gritó mi hija una vez entré a la casa

-Hola, bebé - besé su mejilla -¿Qué hacías?- la miré sonriente

-Ayudaba a mi madre a cocinar -sonrió orgullosa - Mamá Lauren estaba preocupada porque te fuiste desde la mañana -hizo una mueca

-Fui a visitar a tu tía Camila- la abracé- Te manda saludos y que espera volver a vernos en tu cumpleaños -sonreímos

-Genial, no puedo esperar poder verla de nuevo- caminamos hasta la cocina - ¡Mami, mira quien volvió!- me señaló, mi esposa me miraba seria pero después mostró esa linda sonrisa

-Perdón por no avisarte - me acerqué a ella - Fui a la clinica, Camila queria verme - susurré en su oído, me alejé y vi que hizo una mueca. A Lauren no le agradaba la idea de que fuera pero se trataba de mi hermana, de mi sangre...

-Bueno- suspiró -Preparamos galletas con arandano como tanto te gustan, amor - sonrió

-¿Qué me van a pedir?- entrecerré mis ojos, las conocia y cuando preparaban algo que me gustaba era para pedirme algo

-Pensamos en irnos a Londres un mes - dijeron ambas al uniso- Ya lo teniamos planeado, incluso hablé con mi suegro y le pareció una buena idea, dijo que era lo mejor para las tres porque así recuperariamos el tiempo perdido- comentó mi esposa

-Ustedes saben que todo lo relacionado con ustedes siempre me hará feliz -las abracé a las dos - Pero que sean dos o tres semanas porque nuestra hija tiene que volver a la escula - Sara hizo una mueca- Quiero verte en acción, quiero gritarles a todos quien es mi hija -la cargué para uego hacerla girar - Y gritar ¡ES MI HIJA QUIEN ESTÁ JUGANDO!¡ES MI ORGULLO!- mi hija me abrazó soltanto unas lágrimas

-No sabes cuanto deseé que hicieras eso- sonreí con ternura

-Ya lo haré y junto con cada juego que ganen quiero que tus amigas y sus padres vengan a la casa para que hagamos algo privado, con música, una piscina, un asador y todo lo que necesitamos... Estar unidas- tomé la mano de mi esposa acercandola a ambas

-No es mala idea y podemos invitar a tus abuelos - continuó mi esposa

-A tus tías - seguí - Pero si queremos disfrutar nuestro viaje vayan a preparar las maletas, voy a conseguir los boletos - ambas corrieron hacia las escaleras

Todo iría bien...

One Shots | C.C/L.J & Tú Donde viven las historias. Descúbrelo ahora