Capítulo 5

116 40 5

ADVERTENCIA

Contenido no apto para gente sensible, se recomienda discreción.

[👑]


¿Por qué lo intenté?

Dame una razón por la cual

Pensé que podría confiar en ti.

Deletrea los nombres de todos nuestros sueños y demonios.

Estuve solo otra vez.


El destino provoca cosas inimaginables, cosas las cuales nadie piensa que sucederán, aunque lamentablemente esto ocurra, siempre pasa por alguna razón en específico, algo que hará que abras tus ojos y te ayude en un futuro enfrentar las consecuencias que provocan tus actos, a afrontar la vida, no obstante no todos logran pasar por los obstáculos que se cruzan por su camino.

La amistad de Kim Namjoon y Kim SeokJin realmente era inexplicable, definitivamente maravillosa, eran el uno para el otro, que nunca nadie llegaría a pensar que terminaría de tal manera.

Cualquiera que los hubiese visto hubiera pensado en que serían amigos hasta tal vez el fin de los tiempo, eran dos polos opuestos atrayéndose mutuamente.


Pero lamentablemente no de la misma manera.


Kim Namjoon, un chico hiperactivo, destruyendo todo lo que había a su paso, con una apariencia ruda, haciéndose considerar como "Un chico malo", sin remordimiento alguno, aunque su personalidad era completamente distinta, era como un osito de peluche, o al menos eso pensó SeokJin antes de sus actos.


Al parecer si destruía todo a su pasó.

Destruyó una amistan tan linda como esa, que triste. ¿No?

¿Dónde está el remordimiento?

¿Ahora lo tienes?

Jaja.


Por otro lado tenemos a Kim SeokJin, un niño delicado y bien educado, con una apariencia frágil, con facciones realmente perfectas, definitivamente su apariencia lo hacía parecer un ángel en persona, su personalidad concordaba a la perfección con su físico, era todo un caballero, todas la chicas morían por alguien como él, era un príncipe azul, en conclusión un ángel caído del cielo.


Lamentablemente el mundo corrompe la perfección.

La destruye sin remordimiento alguno.

Su propio mundo lo destruyó por completo.


Ambos chicos tan opuestos, con gustos totalmente distintos, cruzando sus caminos de una manera completamente peculiar.


Separándolos de una manera sumamente dolorosa.


Un día nublado, pero el ambiente era completamente cálido, el pequeño niño Kim SeokJin de unos diez años había salido de su salón para dirigirse a la pequeña máquina de bebestibles que se encontraba en el pasillo, al estar frente a ella le dio dos monedas, para luego marcar el número 26 dándole así su pequeña botella de limonada color rosa, porque amaba el sabor de tal y el color de la misma, le parecía el bebestible perfecto para cualquier ocasión.

Al ya tener aquella botella en sus manos, se dispuso a volver a su salón para la siguiente clase, con una sonrisa en sus labios, sin embargo, algo se lo impuso, haciendo que sus labios formando una curvatura, se convirtieran en una fina línea al observar la escena que estaba frente sus ojos.

Homophobic | NamJin¡Lee esta historia GRATIS!