Capitulo 18: Vuelta a... ¿casa?

1K 63 9
                                    

𝓝𝓪𝓻𝓻𝓪 𝓔𝓻𝓲𝓴𝓪 
[ᴀʟ ᴀᴍᴀɴᴇᴄᴇʀ]

Me desperecé. Frote los ojos con pereza, abriéndolos lentamente. Nada más hacerlo, me encontré con el rostro de Ashkore a varios centímetros del mio.

Una de sus manos apoyada en mi cadera, mientras la otra la tenía debajo de mi cabeza, dándome cuenta que estaba apoyada en su antebrazo.

Intente moverme pero me daba miedo despertarle, así que me limite a observarlo en silencio.
Quede embobada, el rostro de Ash era angelical, con su mejilla levemente aplastada por el cojín y sus labios entreabiertos mientras dormía profundamente.

Es tan... mono.

No pude evitar sonrojarme por mis pensamientos. Sin su traje y sin su mascara, parecía un chico normal. Mi corazón se estaba acelerando sin saber por qué, y mi mano automáticamente se dirigió a sus labios, tocándolos suavemente.

Estaba tan sumisa en mis pensamientos, que no noté que había despertado hasta que sus labios empezaron a moverse.

¿Te diviertes? —pregunto con una sonrisilla en la boca.

Aparte rápidamente mi mano de su piel como si quemase, con mis mejillas cargadas de sangre, haciéndome sonrojar como un tomate. Baje mi mirada y me percate de algo;

Seguíamos sin ropa.
Me tape inmediatamente con la sabana y su risa divertida mientras se estiraba.

No voy a ver nada que no haya visto ya, preciosa.

No le respondí. Le mire con desprecio, y cuando me levante para salir de la cama y coger mi ropa del suelo, sentí un dolor punzante en la zona baja de mi vientre.

¡Ughh! —maldije—. Agg, mierda...

Ashkore me agarró de la cadera llevándome hacia él y solté un quejido de dolor.

—Quédate quiera. —susurró.

Comenzó a presionar ciertas zonas del abdomen, hasta que llego al punto más bajo donde solté un alarido.

— ¡Agh! —escupí—. ¡Duele!

Tienes la vagina desgarrada, aunque es algo superficial, sino te escocería. concluyo—. Si no hubieses sido tan terca anoche, no hubiese ocurrido.

Enfadada ya a buenas horas de la mañana, me levante y comencé a recoger mis prendas;

Sí, lo sé. Si no fuese tu objecto sexual, tu saco de boxeo y tú maldito títere nada hubiese pasado... si no me hubiese metido en ese puto circulo de setas nada hubiese pasado.

Se mantuvo callado durante todo el tiempo que estuve vistiéndome, pero me interrumpió al terminar de ponerme el top.

Te equivocas.

Me giré hacia el para ver su expresión seria. Trague saliva y parpadee, dejando que una lagrima se escurriese.

Llévame ya al Cuartel, por favor... no puedo más.

𝓝𝓪𝓻𝓻𝓪  𝓐𝓼𝓱𝓴𝓸𝓻𝓮  

Las lágrimas caían de sus ojos como lluvia, suplicándome. Me incorpore y atrapé una lágrima al vuelo.

Estúpida Faelienne [ELDARYA] Donde viven las historias. Descúbrelo ahora