Capítulo 6

2.8K 365 123

Giselle.

Jueves.

Viernes.

Sábado.

Domingo.

Lunes.

Martes.

Miércoles.

Siete días exactos desde la desaparición de Chase. He luchado por controlar la horrible ansiedad que me carcome, he luchado por mantener a rayas mis emociones y el miedo increíble que atenaza mis entrañas, pero no puedo. No puedo concentrarme en otra cosa que no sea su ausencia.

Por las noches no duermo y no paro de pensar en él, por el día mi cabeza duele y mi corazón se oprime al pensar en los escenarios fatídicos que me imagino involuntariamente. La sola idea de Chase muerto o malherido hace que todo mi mundo se detenga.

Trato de mantener mi mente en blanco mientras me encamino hacia mi última clase del día. Matemática. Por primera vez en mi vida estoy emocionada por ir a ver esa clase, por ir a ver específicamente a Carter, sé que él puede ayudarme a bajar un poco mi preocupación, o eso espero.

No saber nada de Chase me está matando, no saber nada de Wendy y Stefan es desesperante. Después de que Stefan saliera de la habitación de hospital hecho una bola de ira, y un manojo de preocupación, no he sabido nada de él ni de Wendy. Tampoco tengo forma de comunicarme con ellos ya que papá se digna a negarme los permisos que le pido y no tengo sus números para ponernos en contacto. No quiero decirle a papá que Chase está desaparecido porque estoy segura que si lo hago él empezará a hacer preguntas para las que no tengo ninguna respuesta.

La clase de matemáticas, para mi desgracia, pasa extremadamente lenta. Miro el reloj que se encuentra pegado a una de las paredes y maldigo cuando solo pasan unos minutos del inicio de la clase. Con mucha lentitud la clase termina y yo, como de costumbre, me quedo hasta que el último alumno abandona el aula, pero esta vez es para hablar con Carter.

— Profesor… — lo llamo en un susurro mientras que me acerco lentamente a él.

— Dime, Giselle — Carter agarra el libro que se encuentra ubicado sobre su escritorio antes de cerrarlo.

— ¿Podemos hablar un momento sobre algo… serio? — Me planto frente a su escritorio. Carter me mira por unos segundos pero luego termina asintiendo.

— Claro que podemos, Giselle.

Doy una bocanada profunda de aire antes de empezar —: Usted sabe que Chase y yo estamos en una relación, ¿cierto? — Él asiente, con el ceño fruncido — Y me imagino que ya sabe lo que está pasando con Chase en estos momentos.

— Hablas de… ¿su desaparición?

— Sí — doy un asentimiento.

— Sí, sé lo que pasa. Wendy y Stefan me mantienen informado.

— ¿Podría darme alguna información sobre Chase? — Mi voz sale en una suplica ansiosa.

— ¿Sabes sobre los limites que existen en las montañas? — Afirmo de inmediato, recordando la conversación que tuve con Sophie mi primer día en Hemsworth.

MAHDLN: La reencarnación de Hazely Way¡Lee esta historia GRATIS!