Blanco

10 1 0

Aquella noche donde donde todo cambio, volviendo a casa veía mi reloj marcando las 23:00 junto con la luna tan blanca reflejada en los charcos de agua por la calle creados por la lluvia.

Ese color tan limpio y puro como un ángel, el alma de un niño, diría que era tan puro como ella pero ese pensamiento fue borrado de mi mente esa noche.

Entrando sigilosamente en su cuarto pude ver como debajo de las blancas sábanas se encontraba ella con otro.

Su cara me miraba asustada y horrorizada como si fuera un asesino a punto de acabar con su vida.

Todos mis sentimientos, atención, y esfuerzo para haber logrado acercarme a ella eran tirados a la basura en menos de 1 segundo, tantas palabras, cartas, mensajes, litros de mi tinta roja sobre el papel blanco, que gran desperdicio.

A tan sólo hace muy poco tiempo de lo sucedido estaba a punto de cruzar la puerta para terminar está vida de mentiras que me dejó ella e irme lejos de aquí, comenzar mi viaje lejos donde dejaré todo este asunto atrás, comenzar mi nueva vida.

Toda mi vista se empieza a volver borrosa como si estuviera caminando por un sendero celestial hacia la paz cuando empiezo a caminar hacia mi nuevo destino, elevándome mientras la dejo atada con la piedra de la culpa y pecado.

Realmente me hubiera encantado decirle algo antes de irme pero la soga sobre mi cuello no me dejaba.


























































































































































Domingo, 14 de enero 2018

Fue encontrado el cuerpo sin vida de un hombre de 29 años llamado Adam Martínez en su departamento, alrededor de las 00:10
Se encontraba aún balanseandose aún de lado a lado en la soga atada a su cuello con una sonrisa calmada que asustó a los policías que encontraron el cadáver.
Una de las vecinas asegura asustada que ese hombre había sido un acosador de ella por mucho tiempo pero no queria denunciarlo por miedo a lo que el hombre podría haberle hecho, el hombre conocía sus horarios y donde estar para cruzarla, recibía varias hojas escritas con su sangre, y aveces cuando salía y dejaba su departamento sólo, al llegar encontraba "regalos" sobre su mesa, el hombre no estaba bien mentalmente y llegaba a creer que tenía una relación con ella.
Dijo que la noche de la muerte se encontraba con una nueva pareja en su habitación mientras aquél hombre había entrado con una soga (la cual creen que es con la que se suicidó) y pañuelo, al parecer suponía que en esa hora ella estaba dormida y la secuestraría. El hombre salió corriendo de la habitación y la mujer llamo de inmediato a la policía.

Blanco¡Lee esta historia GRATIS!