9

767 61 5

Me encontraba conversando con mi compañero sentados tranquilamente en el sofá cuando un toque de puerta hizo resonar en nuestros oídos y coger nuestra atención, alzamos las miradas a aquella puerta blanquecina y no tarde mucho en levantarme para dar bienvenida a la persona al otro lado de la madera. Desbloqueé la cerradura con un doblado de mano hacia el pomo dorado, abrí a una velocidad normal y fijándome en la persona que hizo cortar mis palabras contra alex, sorprendí mi rostro cuando supe quién era el tipo que nos distrajo de todo.

- M-mangel, ¿Que haces aquí?

- Hola princesa, vine a devolverte un pequeño objeto que se te cayó justo cuando fuiste corriendo - alzó su mano entregandome un pequeño labial rosado que mantenía en mi bolsillo siempre, por si alguna ocasión especial se ponía frente a mis ojos -.

- A-ah vale, gracias ent-entonces - me sonroje al ver lo que me ofrecía Miguel entre sus brazos musculados y venosos, típico venido del chico más guapo del instituto que tiene locas a todas las chicas e incluso a algunos chicos de su alrededor, a los que la mayoría se folló sin escrúpulos - adiós y muchas gracias una vez más.

Dediqué una sonrisa y cerré la puerta poco a poco intentando que se alejara de mi lo antes posible para que no se dé cuenta de mi rojecimiento en mejillas y rostro completo, entonces fue que una mano paró el cierre volviendo a abrir la puerta de golpe y dejándome sorprendido por lo que ocurriría luego. Mangel avanzó hacia mi con desafío mordiendo su labio y uniéndolos con los mios por un tanto de segundos, yo simplemente intenté alejarme de él dando pequeños golpes y empujones nulos al acto. Sacó sus labios de mí dejándome exhausto ante tal hecho, yo sonrojaba mi rostro mucho más y sentía intimidad al verlo tan cerca de mí despues de aquello, alex solo nos observaba con atención quedando sorprendido en actos rápidos.

- ¿Que haces?.. - dije a medio susurrar, todavía shockeado ante todo

- Algo que quería hacer hace mucho tiempo..

- Rubén, Mangel, ¿que cojones? - sentí un cabreo entre labios que nos hacía sorprender a los dos en déficit acto, alex estaba cabreado observandonos con atención necesaria para saber lo que sucedía-.

- ¿Que hace este gilipollas aquí? - dijo Miguel devolviendo su mirada hacia mí, haciendome reaccionar ante tiempo presente-.

- Mangel, sal de mi casa, ya..- me soltó entre sus brazos que abrazaban mi fina cintura y accedió a salir sin ningún rechiste dejando una frase al aire -.

- Me voy, pero volveré a verte princesa, no me olvides - me guiñó un ojo y dio su último paso para salir completamente de mi agrandado hogar -.

Sonó el cierre de la puerta y volqué mi mirada en alex que me miraba sorprendido al igual que yo, luego de escasos segundos devolvió su rostro a la normalidad y lo fijó en su celular hablandome a vista cortada.

- Te lo dije - dió gesto victorioso acompañado de una leve sonrisa blanca que resaltaba su mirada castaña-.

[🕛]

Salimos de mi hogar avecinandonos a una discoteca donde quedamos con varias personas donde celebraríamos aquella pequeña fiesta de improviso, en la que seguramente perdería mi virginidad. Alex se notaba incómodo a mi vista, sabía que la idea de la fiesta no le agradaría mucho ya que el no es de ese tipo de personas, intenté animarle para que divertiera en vez de estar ajustado en el único pensamiento de querer volverse a su casa.

- Venga alex, borra esa cara, nos vamos a divertir, te lo aseguro

- Es que no tengo buenas experiencias con las fiestas, mayormente comienzo a beber y beber y pierdo el control amaneciendo en una que otra cama desconocida

- Pero hoy eso no ocurrirá, hoy nos vamos a divertir entre amigos y nadie te tocara, a menos que tu quieras

- Bueno, intentaré disfrutar

Sus palabras terminaron donde una nueva situación comenzaba, llegamos a aquella discoteca con forma de club a la que tanta gente entraba e iluminaba con sus eróticos bailes u buenos momentos inolvidables. Entramos rastreando a Samuel y Guillermo con nuestra mirada, Oliver tocaría en pista hoy y eso nos hacía muy feliz.

- Hey!, ¿que tal chicos? - dije acercándome a ellos cogiendo de la mano a mi amigo cercano -.

- Hola Rubén, bien aqui, os estábamos esperando

- Lamentamos haber tardado, ya conocéis a rub, varía demasiado tiempo en arreglarse - alex dijo mientras los chicos reían a coro e los altos sillones bebiendo un vaso de licor-.

Sentamos nuestros sitios pidiendo nuestras bebidas preferibles, alex eligió un gym tonic y yo decidí por el vaso especial.

El vaso especial para los que nos sepan, es una bebida compuesta por diferentes licores y bebidas alcohólicas fuertes, en este caso tenemos el vodka de principal elemento, esta bebida te hace llegar a emborrachar muy rápido si no lo tomas con precaución.

Pasamos el pequeño porcentaje de noche en conversar sobre temas escolares, parejas, problemas y mucho más hasta que llegó el momento en el que nuestro amigo, Oliver, tocaba por primera vez en la discoteca mas popularizada de las calles de Madrid.

Nos levantamos a bailar con emoción ya que de tantos tragos cogimos un pedo rápido y eficaz, agarre a alex de las manos llevándolo a la pista de baile en donde nos movimos apegados por largo tiempo, yo no tenía conciencia en ese momento y solo me dejaba llevar por el alcohol y la música, alex aceptaba mis pasos abrazando mis caderas con sus manos mientras bajaba y subia dando un baile erótico que nos hacía salir de nuestras casillas.

- Rubén, para, tengo que ir al baño ahora vuelvo - hice oídos sordos y solo acepté viendo como se alejaba de mi vista a pasos rápidos.

Me puse a observar a mis otros compañeros, Samuel y Guillermo se localizaban en una esquina besándose apasionadamente mientras eran alumbrados por las luces giratorias de la retumbada discoteca.

Yo seguí mis bailes esperando a Alex regresar del cuarto de baño, al cual tardaba mucho en salir de él.

Sentí unas manos rodearme la cintura una vez más y supuse que era mi amigo, formé una sonrisa aceptando sus movimientos en mí haciéndome entremecerme y excitarme de manera rápida.

De un momento a otro mis movimientos no eran controlados y solo hacía sumiso al efecto del alcohol que yacía en mi cuerpo, solo escuchaba el ruido de la musica ahogado y una voz masculina llamandome de mil maneras diferentes que me hacían excitar aún más.

No aguante mis temblores y me giré para mantener contacto con el supuesto "alex", el cual me estaba poniendo muy caliente. Junté mis labios poco a poco, haciendo pequeños movimientos lentos y dejando un camino de placer en la boca de este.

Él me correspondía tranquilamente, sus manos paseaban por mis nalgas y cintura haciéndome volver completamente sumiso a él.

La cordura a ese nivel no servía de nada, quería y necesitaba hacerlo esa noche, un bulto asomó entre mis bragas ahora negras. Ninguno de los dos paraba y eso solo conducía a un camino, al camino sexual y placentero.

Nunca pensé en que mi primera vez sería de tal forma, doy a razón todo lo que dijo alex, te hace llegar a un placentero y largo orgasmo que no se daba a olvidar.

------------------------------------------

PERO MIRA QUIEN HA VUELTO BABES *le lanzan metales y ladrillos* dios la verdad me tardé un montón en actualizar y es que todo es culpa de la escuela (ahora ya tengo a la escuela para usarla como escusa ;)))) )

Bueno que tal les va la vida? A mi no se, un poco estraño, están ocurriendo muchas cosas en tan poco tiempo que no se ahre, igUAL VIERON QUE LA BODA LUZANA VA A SER CELEBRADA, NONO ESTO ES UN SUEÑO O ALGOO AAAAAAA

Estoy muy feliz por ellos y para la gindilla del pastel mANGEL ME LEYÓ AYER, 11/01 EN SU DIRECTO DE TWITCH ES QUE ES UN ÁNGEL AKSJDKSBD

Bueno yo me voy a ir largando, espero que sigan siendo buenos y que no hagan cosas malas, muy buenas noches y nos vemos muy pronto, chaoOS <33

❝addict❞¡Lee esta historia GRATIS!