Capítulo 2

3.5K 378 83

Giselle.

— ¿Vas a contarme? — Pregunto una vez que Chase entra al auto y lo pone en marcha.

— ¿Qué quieres que te cuente? — Me mira una fracción de segundo con el ceño fruncido.

— Lo de El Consejo y cómo es que Simón sabe todo eso de…

— Su padre era un hechicero — suelta de pronto, interrumpiendo mis palabras.

Mi ceño se frunce ante sus palabras.

— ¿Él es un…?

— No — me interrumpe como si supiera lo que iba a preguntar —. Simón no corrió con la suerte de tener esa habilidad. Es algo normal que las habilidades se salten una generación. Simón no tiene poderes pero puede que sus hijos sí.

— ¿Y Luke?

— Luke es un loco nada más. Él, por suerte, no posee poderes.

— Bien, dime lo de El consejo y todo eso de lo que Simón habló en la cafetería.

Chase respira profundo antes de decir —: El Consejo está creando una lucha para domar a las criaturas de mi clase. Nosotros somos un peligro para ellos debido a nuestra fuerza, por lo que los Yetis que se resistan a ser capturados serán… asesinados — sus palabras me golpean de lleno en el rostro.

— ¿Qué?, ¿por qué no me lo dijiste antes? — Le pregunto en un susurro tembloroso.

— Porque no es nada grave, Giselle — toma mi mano entre las suyas sin apartar la mirada del camino.

— No digas que no es nada grave, ¡odio cuando haces eso! — Exclamo con un ligero tono de frustración —. No trates de hacer que la situación no me afecte porque no ayuda, incluso creo que empeora cuando dices que no es nada grave cuando sí lo es.

— Lo sé, discúlpame por hacer eso es sólo que de verdad no deseo que te preocupes por nada — lleva mi mano hacia sus labios antes de depositar un beso en el torso de la misma.

Un suspiro pesado abandona mis labios y, sin poder evitarlo, me concentro en sus palabras. Tal parece que todos los acontecimientos se acoplan para mantenerme alejada de él. Primero Seam y su estúpido odio. Segundo papá y sus intentos para mantenerme alejada de él y ahora esa estupidez por parte de el Consejo. Sin duda todo en esta situación me abruma de una forma sofocante.

— No le des tantas vueltas, Giselle — Chase rompe el silencio tenso que se ha instalado en nuestro alrededor.

— No lo hago — miento en un susurro.

Un pesado suspiro por parte de Chase es lo siguiente que se escucha antes de que la estancia se vuelva a sumir en un silencio pasado.


Muevo mi rostro a un lado al sentir nuevamente el agradable cosquilleo que Chase despierta con sus besos detrás de mi oreja. Muerdo mi labio inferior al escucharlo soltar un liguero gemido y luego tengo que tragar el jadeo que nace en mi interior al sentir sus dientes jalar el lóbulo de mi oreja.

— No hagas eso… — le ordeno en un jadeo sin aliento cuando sus dientes vuelven a morder mi oreja de una forma muy sensual.

— ¿O qué? — Me reta en un susurro. Su aliento caliente junto a la humedad en oreja hace que mi piel queme.

— Agradece que papá no te ha sacado a patadas de aquí — me separo un poco de él para verlo a la cara.

Una pequeña sonrisa baila en su perfecto rostro mientras que sus ojos están oscurecidos dos tonos.

— Eso es porque no está aquí, pero en cuanto venga sabes que tendré que irme — sus palabras hacen que mi buen humor se esfume.

— Esto me está matando — digo, haciendo referencia a la situación.

MAHDLN: La reencarnación de Hazely Way¡Lee esta historia GRATIS!