Liberación

2.2K 191 1

Sara
Estamos en la sala esperando a que Mia nos explique por qué hizo lo que hizo, ella solamente está callada viendo sus zapatos y no a dicho ni una palabra.

-Mia, ya dinos, ¿Por que lo hiciste?- le dice tranquilamente Adam.

-¿Hacer que?- dice ella tratando de evadir el tema.

-Por qué diablos te volviste a cortar- le digo fría. Ella solo me ve y veo en su mirada que está arrepentida- Dinos.

-Por qué ya no podía más, entienden- se cubre la cara con sus manos y esta sollozando- Toda esa presión, Verónica, La pelea con Adam y nuestros poderes, y se que no es excusa pero ya no podía más- me levanto y voy a abrazarla, y dejo que se desahogué.

-Solo prométeme, que no lo vas a volver a hacer- le susurró aún abrazándola.

-Lo prometo- y se que esta vez lo dice de verdad por que veo en sus ojos arrepentimiento y determinación al decir esas dos simples palabras.

Mia
No puedo sacar de mi cabeza todas las palabras que me dijo Adam, y tampoco olvidare lo que soñé al perder la consciencia.

Flashback
Todo a mi alrededor estaba oscuro pero veo a la distancia un resplandor y camino hacia el, al llegar a él veo que es el parque donde solía ir con mi mamá de pequeña, no hay nadie, o eso creo; hasta que veo a alguien en el árbol donde mi mamá y yo siempre hacíamos picnics, le acerco a esa persona y cuándo estoy a su altura me doy cuenta de que es mi madre, está vestida con un largo y hermoso vestido blanco, las lágrimas salen de mis ojos como un torrente y ella al verme extiende sus brazos hacía mí y me abalanzó sobre ella y la abrazo.

-¿Eres tú?, Por favor dime qué no estoy soñando y que en verdad estás aquí conmigo- la abrazo más fuerte y ella me devuelve el abrazo y me acaricia el cabello para tranquilizarme.

-Si- me responde, me aleja un poco para vernos frente a frente y veo que sigue siendo igual de hermosa, la enfermedad que me la quito le había robado años de vida y ahora al verla esta como antes de  esa horrible enfermedad- Soy yo y estoy contigo otra vez cariño- me estrecha contra ella otra vez y yo no pongo resistencia.

-Me haces tanta falta- le digo contra su pelo que aún huele a rosas y fresas.

-Lo se mi amor, y quiero disculparme por no haber estado ahí cuando más me necesitabas.

-No tienes que disculparte se que tu luchas te para poder seguir conmigo; tú no tienes la culpa, es mía- me suelta y veo que está perpleja por mis palabras.

-No, no Mia, eso no es verdad, lo que me pasó no es tu culpa, tarde o temprano me iba a ir además uno no puede controlar esas cosas, es parte de la vida.

-No me refiero a eso- le digo en un murmullo.

-Entonces a qué....

-Se que de no ser por mí, tu hubieras tenido una vida mejor, de no ser por mí el hombre al que amabas aún estaría contigo y tendrías una mejor vida que la que tenías conmigo- no puedo terminar de hablar por que se me cierra la garganta por culpa de las lágrimas.

-Mi amor, ¿en serio crees eso?- solo puedo asentir por que si hablo se que me terminaré de derrumbar y no quiero eso- Mia, quiero que sepas que nunca cambiaría por nada del mundo, nada, nada de mi vida. Nunca me eh arrepentido de nada, nunca me arrepentiré de haber conocido a tu padre, nunca me arrepentiré de amarlo y entregarle mi corazón; pero sobretodo nunca me arrepentiré de haberte tenido a tí, tú fuiste y siempre serás mi más grande bendición en la vida.

-Pero de no ser por mí “el” aún estaría contigo a tu lado y se cuánto lo amabas- me toma la cara y me limpia las lágrimas.

-Cariño hay algo que debo decirte- su voz es severa y sería- Después de un tiempo cuando tú tenías unos dos años, tu padre volvió a buscarnos; estábamos en el parque tu jugabas con tus primas mientras tus tíos las vigilaban y yo estaba en una banca contemplando lo mucho que te divertias, cuando alguien se sentó a mi lado y ví que era el, tu padre, no sabía qué hacer estaba tan feliz por verlo de nuevo como enojada y triste, el me pregunto por tí, quería saber si estabas sana, cuál era tu nombre y muchas otras cosas más sobre tí, me enoje y le dije “Si hubieras estado aquí con nosotras sabrías todo eso” y ví en sus ojos que estaba arrepentido, trato de disculparse por todo y quería decirme algo muy importante pero no deje que se explicará solo me fuí, te tome a tí y le dije a tus tíos que no me sentía bien y nos fuimos a casa; al llegar tú estabas dormida, así que te puse en el Bambineto que tenía en la sala y en eso alguien llamo a la puerta y era tu padre, me exigió verte pero yo no lo dejé en eso tú te despertaste y comenzaste a llorar fui a verte y te cargue para calmarte y ví que él no dejaba de verte, dijo que te parecias tanto a mí que eras mi vivo retrato y que eras tan hermosa, se arrodilló enfrente de mi y me suplicó que lo perdonará; pero yo tan necia y terca no lo hice, por que tenía miedo de que al perdonarlo el nos volviera a hacer daño así que le dije que se fuera y que nunca más volviera, me preguntó si aún lo seguía amando y le dije que no, que ya no lo amaba, se fue y nunca más lo volví a ver. Ahora veo que de no haber sido por mí, si lo hubiera perdonado el estaría con nosotras y lamento haberte hecho eso mi niña, lamento haberte quitado a Travis, lamento quitarte a tu padre- me abraza fuerte y ahora es ella la que llora, quisiera poder odiarla, pero no puedo y no la culpo por que como puedes confiar en un hombre que te abandona con un bebé.

Las Elegidas de la Naturaleza  #Wattys2019Donde viven las historias. Descúbrelo ahora