Título completo: Confesiones; dedicado a ajp_99.


Tras el intenso comienzo de mañana debido a mi charla con Daniel decidí tirarme en el sofá y relajarme. Cuando ya estaba a mitad de un capítulo de Juego de Tronos —por iluminación divina— recordé que anoche había estado en casa de Bryan. Y recordé lo que había visto allí. Aunque no muy convencida, ya que el episodio estaba en lo mejor, decidí pararlo y salir de casa. 

En cuanto me situé frente a la puerta de mi vecino y amigo gay, llamé al timbre, esperando una respuesta, impaciente. En este caso, Will, no me hizo esperar mucho, ya que fue él quien me abrió la puerta de casa vestido tan solo con los pantalones grises de un chándal que le quedaba grande y el pelo despeinado. Lo miré detenidamente de arriba abajo.

—No puede ser —suspiré frustrada.

—¿Qué pasa, pequeña? —preguntó él, parecía divertido.

—¿Por qué todos los gays estáis tan buenos?

—Creo que es porque tenemos un convenio —su risa me hechizó—. Pasa, anda —terminó diciendo con una sonrisa, dejándome paso.

En cuanto puse mi pie derecho en el piso del rubio, pude verlo en la cocina, con el mismo atuendo que Will, preparando lo que todavía sería el desayuno.

—Buenos días —le saludé al entrar y sentarme directamente en la encimera.

—He podido escuchar la conversación que has mantenido con mi novio en la puerta —me contestó él.

—Te diría que voy a por él si no acabase de escuchar lo que acabo de escuchar. ¿¡Novio!? —miré a Will incrédula, aunque ya me lo temía.

—Novio —Will me dirigió una media sonrisa, con su hasta ahora habitual tono socarrón. Con intención de demostrarme, al parecer, sus palabras, se acercó a Bryan dándole un beso largo, suponía yo que con lengua incluída. Sus palabras quedaban corroboradas.

—Oggg, qué asco —me quejé ante tal visión.

—Anoche hiciste lo mismo y más con Daniel, no sé de qué te extrañas —el ahora novio de mi mejor amigo tuvo el atrevimiento de guiñarme un ojo, lo que hizo que me ruborizase sin remedio, a pesar de que estaba intentando contener la sangre que fluía en mis mejillas.

—Da igual lo que yo hiciese o dejase de hacer y con quien lo hiciese o dejase de hacer.

—Lo que me ha quedado claro es que haces o dejas de hacer.

—Will, déjala ya —Bryan se interpuso en nuestro acalorada, pero divertida discusión. Ante tal interrupción, y dándome cuenta de lo que estábamos haciendo, me eché a reír, seguida poco después por Will.

—Definitivamente, me gusta —miré a Bryan sonriendo.

—A mi también —bromeó el rubio mordiéndose el labio mientras lo observaba.

—Lo que no entiendo es porque no me lo has contado antes —miré a mi ahora supuesto mejor amigo con el ceño fruncido—. Sé sincero, ¿cuánto lleváis juntos?

—Un par de semanas —afirmó Will.

—¿¡Un par de semanas!? —quizás estaba exagerando un poco, pero últimamente, sin razón aparente, lo hacía muy a menudo.

—Un par de semanas, sorda —repitió el bromista individuo, riendo.

—¿Por qué no me lo contaste antes? —miré a Bryan, esta vez formando una pequeña mueca con mis labios.

—Estabas muy liada con lo de Daniel, aprovechabas el poco tiempo que tenías con Ally...

—He pasado unos cuantos días alejada de ti —suspiré, a sabiendas de ello.

—Exacto. Además, lo de Will fue muy rápido. No te ofendas, cielo —añadió mirándolo—, pero no estaba seguro de si esto iba a ser algo serio, si seguiríamos juntos pasado un tiempo o qué pasaría con ambos.

—Aunque fuese solo un lío deberías habérmelo contado, jo —los miré haciendo un puchero—. ¡Nunca me entero de nada!

—Vaya quejica que estás hecha, mi niña —Will seguía allí.

—No sé que me pasa —cogí una profunda bocanada de aire—. Hoy me he levantado con complejo infantil. Estaba nerviosa, luego todo se estropeó, creo. Y necesito un abrazo —murmuré al final.

—Oh, sufres de amores —ambos chicos me miraron con una expresión tierna y compasiva, antes de envolverme en un abrazo en grupo.

—La verdad es que desde que has decidido volver a ser amiga de Daniel tienes unos cambios de humor aún más volubles de lo normal —comentó Bryan, sin separarse del abrazo todavía.

—Pues ayer me he acostado con él, así que ya me dirás cómo estaré ahora —inflé los mofletes confusa. 

—¡Lo sabía! —Will se separó del abrazo, extendiendo su mano hacia Bryan—. Mi dinero, cariño —añadió con tono burlón.

—Mierda, Vicky. ¡No teníais que acostaros todavía! —mi rubio favorito parecía realmente frustrado.

—Te dije que después de la disculpa y la charla que mantuvimos el otro día no tardarían mucho en sucumbir el uno al otro —Will parecía orgulloso de si mismo, casi más que de costumbre incluso.

—¿Mantuvisteis una charla? —los miré alzando ambas cejas.

El resto de la mañana, y buena parte de la tarde, me la pasé en el apartamento de Bryan, hablando con el susodicho, Will y la recién llegada Ally. Primero me contaron la escena que habían presenciado unos días antes, cuando Dan había irrumpido en su casa pidiendo ayuda y asegurando que la había cagado. Más tarde, aunque no muy cómoda, yo les había explicado con todo detalle —a petición de los presentes— cómo había sido la noche anterior. Finalmente nos habíamos quedado hasta por la noche comentando otros temas como el reciente noviazgo de Will y Bryan, el ya menos reciente de Alex y Ally y otros temas sin importancia, como discutir quién sería el siguiente en morir en Juego de Tronos o lo bueno que estaba Damon en Crónicas vampíricas.

¡Sí, estoy vivita y coleando! Seré escueta: me fui de campamento, al volver estaba cansada, luego pillé un resfriado veraniego y finalmente fueron las fiestas de mi pueblo. Pero en fin, que ya estoy aquí y no me lío más. Espero que os haya gustado el capítulo, que votéis si ha sido así y que me dejéis vuestra opinión en los comentarios.

NOTA INFORMATIVA:

A Izquierda o derecha le quedan dos capítulos (quizás solo uno) más el epílogo. Lo siguiente que escribiré será Se suponía que eras el enemigo (link en mi perfil o aquí: http://www.wattpad.com/story/16210561-se-supon%C3%ADa-que-eras-el-enemigo-%C2%A9-pr%C3%B3ximamente). Tengo muchas expectativas para esta novela y creo que superará a Izquierda o derecha, jajaja.

Para terminar quiero deciros GRACIAS. Gracias por todo, por los votos, por las más de 50.000 lecturas, por los comentarios, por el apoyo...

¡El siguiente llegará pronto, gracias por la paciencia que tenéis conmigo!

Izquierda o derecha ©¡Lee esta historia GRATIS!