Nada nuevo.

493 42 15


N/A:

Bien, se que me van a odiar, por esto, y que todas estarán pensando "actualiza los otros fic pendeja!!", pero, en un momento cósmico del universo, esta idea a ha llegado a mi mente. La inspiración fue genuina y después de varias horas de darle vuelta y dejarlo como me gustaba, llegue a esto.

Bien, esto es un oneshot, no esperen continuación ni nada, porque no va a existir. A menos que depositen en mi cuenta..., na mentira!, eso jamás!.

Esto es algo que se me cruzó por mi mente retorcida y simplemente no pude ignorar. Prometo seguir con mis otras historias sin distraerme!... a menos que... jeje

Bien, ojo, con este mini fic, es bastante "Zucultento"... Color?, naranja fuerte. Final?... turbio.... Lo dejó a sus criterios.... bueno si, ya me voy a escribir los otros fic.

Besossss, Luxia!!!

                                                -------------------------------------------------

La mañana se había presentado cálida aquel día en la capital del oeste. A pesar de ser otoño, el día se mostraba hermoso e intenso.

Todos podrían pensar que ver lagunas hermosas llenas de patos nadar tranquilos y ancianos alimentarlos con serenidad podría ser una escena hermosa y frágil.

Pero para él no, para él esa imagen no existía, pues otra vez su madre lo había despertado tarde y estaba llegando nuevamente tarde a la universidad.

Odiaba vivir con aquella mujer, pues según ella, él aún era pequeño, debía descansar y comer sano.

No podía entender que él ya era un hombre y que lo único que quería era irse de su casa e independizarse. Pero,sabía que eso era imposible por el momento y tenía muy oculto sus motivos por el cual jamás dejaría aquella propiedad, por lo menos por ahora.

Solo un año más, un año más y se iría lejos, se iría a vivir a la capital del norte, cerca de su universidad, tomaría un puesto en la empresa de su padre en aquella sede y se iría lejos. Claro, no la dirigiría, eso no le correspondía a él, si no a su hermana pequeña, pero si involucrarse un poco con los asuntos y poder ganar dinero sin ser mantenido directamente.

Podría estudiar, tener su casa propia y al fin darle la vida digna que "ella" merecía.

Vegeta era un joven de 20 años, hijo de una familia muy importante y adinerada. Sus padres eran dueños de una de la empresas más importantes de todo el país, y él había decidido estudiar administración para poder ayudar en ella. No era fácil aceptar su realidad, era más complicado de lo que todo el mundo creía, pero la verdad es que ya no le importaba, desde hacía dos años que ya nada le importaba.

Se acercó a la estación de tren, se quedó parado y espero su transporte impaciente, pues sabía que estaba yendo tarde.

Claro, por supuesto que el podría tomar uno de esos autos lujosos y caros que tanto tenía en su casa, pero, sabía que si hacia esa tontería no iba a poder verla.

El tren llego puntual y Vegeta entró en el vagón de siempre. Se sentó en su lugar preferido, pues la ventaja de que la estación de su ciudad era la primera, hacía que pudiera elegir el asiento que se le antojara. Pero el siempre elegía el mismo, el primero de lado derecho contra la ventana.

Se sentó satisfecho y espero.

Unos minutos más tarde la vio a través de la ventana que entraba presurosa. Su reflejo hermoso y esplendoroso se asomaba en el vidrio y él solo podía suspirar con solo verla.

Nada nuevo.Read this story for FREE!